La estrella del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, podría ser retirada del Paseo de la Fama de Hollywood. La razón no tiene mucho qué ver con el hecho de que ha sido vandalizada en varias ocasiones y que, incluso, se haya destruido completamente hace unas semanas.

El Consejo Municipal de West Hollywood aprobó por unanimidad una resolución con la que instará al Ayuntamiento de Los Ángeles y la Cámara de Comercio de Hollywood a eliminar permanentemente la estrella que fue develada por el entonces empresario en 2007, esto debido a su postura ante temas como la separación de niños de sus padres en la frontera, la negación de los impactos del cambio climático, el comportamiento del presidente ante a las personas transexuales y la negación de la intervención de Rusia en las elecciones de 2016, entre muchos otros.

Según The Hollywood Reporter, el presidente y director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Hollywood, Leron Gubler, seguró que “el Paseo de la Fama es un hito histórico por lo que una vez que una estrella ha sido añadida a la caminata, se considera una parte del tejido histórico del Paseo”, es por ello que “nunca hemos eliminado una estrella de la caminata".

Antes de cantar victoria, el Ayuntamiento de Los Ángeles y la Cámara de Comercio de Hollywood tendrían que aceptar la petición.

Otra de las estrellas que han sido vandalizada —y tampoco retirada— es la del actor Bill Cosby quien forma parte de la vergonzosa larga lista de los acosadores de Hollywood.

¿Y si Carrie Fischer ocupara el lugar de la estrella de Donald Trump?

Luego de conocer esta noticia, Mark Hamill —quien interpreta el papel de Luke Skywalker— lanzó un tuit en el que propone a la actriz Carrie Fisher como candidata a ocupar el lugar de la estrella de Trump en caso de que el Ayuntamiento de Los Ángeles tome la decisión de retirarla.

Es un hecho que pesar de su gran popularidad por el personaje de la Princesa Leia, de la saga Star Wars, Fisher aún no cuenta con una estrella en el Paseo de la Fama.