El presidente Andrés Manuel López Obrador refrendó su postura respecto a las protestas de policías federales que se manifestaron en contra de su incorporación a la Guardia Nacional, pues no hay razón ya que no se despedirá a nadie y el cambio será opcional.

Sostuvo que hay “mano negra” en este movimiento pues quienes dirigen las manifestaciones no trabajan en la Policía Federal, pertenecen a organizaciones de otro tipo.

Incluso el mandatario federal dijo, respecto a este caso, que “no hay mal que por bien no venga”, toda vez que ya se había dicho que la corporación estaba echada a perder y lo de ayer es una muestra de eso.

“Es un movimiento que no tiene razón de ser, no tiene fundamento, no hay despidos, no se están quitando salarios, prestaciones, continúa la misma situación que prevalecía, el ingreso a la Guardia Nacional es voluntario”, expresó López Obrador en conferencia de prensa.