Luego de ganar la contienda presidencial, Andrés Manuel López Obrador hizo una pausa en su agenda para irse a descansar cuatro días a La Chingada, el rancho que heredó de su padres, ubicado en Palenque, Chiapas.

El virtual presidente electo ha anunciado en reiteradas ocasiones que viajará en vuelos comerciales y así lo hizo el lunes 16 de julio, cuando llegó a la terminal 1 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, sin seguridad y acompañado solo por su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller y su hijo menor.

Por la tarde llegó a La Chingada, una finca de 13 mil 341 metros cuadrados, ubicada en el tramo carretero Palenque-Pakal-Ná, a la que suele acudir en el mes de diciembre. De acuerdo con vecinos del tabasqueño, citados por Proceso, AMLO sí contó con un pequeño operativo de seguridad al llegar al rancho.

El tabasqueño solía bromear diciendo que si perdía la elección del 1 de julio dejaría la política y se iría a La Chingada, refiriéndose al rancho de Chiapas.

Cuando lo visita no sale de ahí, y pasa el tiempo leyendo en una hamaca, paseando bajo los árboles o jugando dominó con los amigos que lo visitan.

El viernes 20 de julio regresa a sus actividades para el proceso de transición.