Joaquín El Chapo Guzmán entregó pagos de 50 mil dólares, una casa y gastos de emergencia de un hijo accidentado de Dámaso López Núñez, El Licenciado, subdirector de Seguridad y Custodia en el Penal de Puente Grande, de donde el capo se fugó en 2001, de acuerdo con Milenio.

El Licenciado testificó este martes en el juicio que se realiza en EU y detalló que fue a través de esas prebendas que su “compadre” El Chapo se ganó su fidelidad y señaló que las peticiones que le hacía iban desde de poder traer tenis hasta ingresar mujeres al centro penitenciario ubicado en Jalisco.

Damaso López explicó que renunció a su cargo en el año 2000, un año y medio antes de la fuga del capo sinaloense, por una investigación federal que pesaba sobre él por corrupción.

Sostuvo que tras no encontrar trabajo, aceptó trabajar con el líder del Cártel de Sinaloa, siete meses después de la fuga. Su función al inicio era conseguirle casas y ranchos y luego organizar la la logística y negociaciones con narcotraficantes colombianos para trasladar cocaína a Sinaloa.

El licenciado confirmó que El Chapo se fugó en un carrito de lavandería luego de que se enteró de que existía una orden de extradición en su contra.