Un ataque a balazos en un bar de la ciudad de Thousand Oaks, en California, dejó un total de 13 muertos y 10 heridos la noche del miércoles.

Un hombre vestido de negro ingresó al Borderline Bar & Grill —donde se celebraba una fiesta de música country a la que asistieron estudiantes universitarios—, arrojó artefactos de humo y enseguida disparó contra los jóvenes.

Once de ellos murieron, así como un policía. Después, el atacante murió abatido tras enfrentarse con agentes.

La Policía del condado de Ventura confirmó que luego del trabajo de los paramédicos la cifra de víctimas llegó a 13, entre ellas un policía a punto del retiro que atendió la llamada de auxilio.

En el momento del tiroteo, el establecimiento ubicado en Thousand Oaks —a 50 kilómetros de Los Ángeles— estaba repleto de jóvenes, entre ellos un grupo que festejaba un cumpleaños.

El incidente comenzó alrededor de las 11:20 de la noche del miércoles, hora local.

Con información de AFP y Notimex