El cuerpo de Yéssica, una niña de 14 años, fue hallado al fondo de una barranca en la comunidad de San José El Contadero, en el municipio mexiquense de Zinacantepec el pasado 3 de diciembre. La menor había sido violada y asfixiada.

A poco más de un mes de su asesinato, el presunto feminicida de la menor fue detenido por autoridades mexiquenses. La aprehensión de Jesús "N" se realizó en dicho municipio e ingresado al penal de Almoloya.

De acuerdo con información de la Fiscalía mexiquense, el sujeto habría interceptado a Yéssica, a quien sometió y condujo hacia un barranco, lugar en donde la agredió sexualmente y luego la asfixió. Tras cometer el feminicidio, este sujeto abandonó el cuerpo en el lugar y huyó de la zona.

El cuerpo de la menor fue hallado en 4 de diciembre por vecinos de la zona, un día después de que la estudiante saliera de su casa rumbo a un café internet para realizar su tarea.

De acuerdo con información recopilada por mexico.com, el 2018 fue el año más brutal para las niñas y adolescentes. Se trata de la ola feminicida más grande registrada hasta el momento: de enero a octubre, en todo el país se reportaron 70 feminicidios de menores de edad, refiere el último reporte del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

En tanto, en 2017, la la cifra de niñas víctimas de feminicidio fue de 64; en 2016 se reportaron 53 casos; y en 2015 se registraron 49 feminicidios de menores, según datos del SESNSP.

En 2018, las entidades con más niñas asesinadas son Estado de México, Chihuahua, Nuevo León, Zacatecas y Chiapas