“Los problemas sociales no se resuelven con impuestos”.

Esa fue la respuesta del Presidente López Obrador al amago de su homólogo estadounidense, Donald Trump, de imponer un arancel de 5% a todos los productos provenientes del país si México no detiene la migración.

A través de una carta, AMLO enfatizó que no busca la confrontación y dijo que ambos países deben recurrir al diálogo y actuar con prudencia y responsabilidad, sin importar cualquier conflicto ni lo graves que estos sean.

Asimismo, López Obrador llamó a profundizar en el diálogo y a buscar alternativas al problema migratorio.

“[...] por favor, recuerde, que no me falta valor, que no soy cobarde ni timorato sino que actúo por principios”, se lee en el texto de dos cuartillas de extensión.

“No creo en la ley de Talión, en el ‘diente por diente’, ni el ‘ojo por ojo’ porque, si a esas vamos, todos nos quedaríamos chimuelos y tuertos”.

De igual manera, el Mandatario mexicano dijo que a partir de mañana representantes de la Secretaría de Relaciones Exteriores, liderados por el Canciller Marcelo Ebrard, se trasladarán a Washington en el intento de llegar a un acuerdo entre ambos países.

La amenaza de Trump se da en medio del inicio del proceso legislativo en México y EU para la ratificación del T-MEC, un día después de que Canadá hiciera lo propio.

México tiene a Estados Unidos como su principal socio comercial al ser destino de más de 80% de sus exportaciones, además de que comparten cerca de 3 mil 200 kilómetros de una frontera porosa para el paso de migrantes y drogas desde el sur y de armas desde el norte.

Desde octubre pasado, por México han pasado oleadas de migrantes, en su gran mayoría centroamericanos, que buscan llegar a Estados Unidos escapando de la violencia en sus países, lo que ha desatado el enojo de Trump que considera esto como una amenaza a la seguridad nacional estadounidense.