Habitantes desplazados del municipio de Leonardo Bravo, en Guerrero, tomaron la caseta de Palo Alto en la Autopista del Sol, México-Acapulco.

Los pobladores permiten el libre paso de los automovilistas, a cambio de una remuneración económica voluntaria, reportó Reforma.

Los manifestantes recaudan fondos para poder viajar a la Ciudad de México y reunirse con el presidente Andrés Manuel López Obrador, en una acción para regresar a su comunidad víctima del crimen organizado.