Una Corte de Virginia dictó cadena perpetua a Dámaso López Núñez, alias El Licenciado, quien se declaró culpable de narcotráfico en septiembre pasado.

Durante una audiencia en la Corte Federal de Distrito en Alexandria, en el norte de Virginia, López Núñez, de 52 años, accedió al decomiso de 25 millones de dólares en efectivo, como parte del acuerdo alcanzado en diciembre de 2017 con autoridades estadounidenses.

Vestido con el uniforme verde de los reos del condado, López Núñez hizo su entrada a la Corte lanzando saludos y besos a varios de sus familiares que ocupaban las primeras cuatro filas de la sala.

El juez Thomas Selby Ellis eximió al Licenciado, quien estudió Derecho, del pago de multa, como sucede en la mayoría de estos casos, y recomendó que sea enviado a una prisión del sureste de Estados Unidos para cumplir su condena.

En su única intervención durante la audiencia de poco más de 20 minutos, el narcotraficante, quien según su propia confesión fue operador del Cártel de Sinaloa durante 15 años, ofreció disculpas por su actuación.

“Ofrezco una disculpa a todo el pueblo de Estados Unidos”, dijo con voz pausada ante una sala repleta.

En septiembre pasado, López Núñez se declaró culpable de un cargo de narcotráfico y ofreció colaborar con las investigaciones por el asesinato del periodista mexicano Javier Valdez.

“Ascendí a convertirme en un líder del cártel”, confesó en esa ocasión, y afirmó que era responsable del tráfico de drogas de México a Estados Unidos.

Testigo clave en juicio del Chapo

López Núñez es considerado el posible sucesor de Joaquín El Chapo Guzmán como líder del Cártel de Sinaloa y fue extraditado a Estados Unidos en julio pasado para que fuera juzgado por asociación delictuosa y narcotráfico.

Dámaso López Núñez ha sido considerado por la Procuraduría General de la República como un potencial “testigo clave” en el caso contra El Chapo.

La captura de Dámaso López Núñez, ocurrida en mayo de 2017 en la Ciudad de México, desató una ola de enfrentamientos armados y homicidios en Sinaloa, al intensificarse la lucha por el liderazgo del Cártel de Sinaloa.

El Licenciado era funcionario del penal de Puente Grande, Jalisco, en 2001, cuando El Chapo Guzmán estaba recluido en esa cárcel, por lo que es considerado cómplice de su fuga en ese año.

Según el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, tras el escape de Guzmán Loera, López Núñez se convirtió en operador del Cártel de Sinaloa.

Medios han revelado que El Chapo es padrino del hijo de López, Dámaso López Serrano, El Mini Lic, quien formó un brazo armado del cártel y en julio de 2017 se entregó a la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) en una garita fronteriza.

Con información de Notimex y AFP