El exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, fue sentenciado a nueve años de cárcel y a pagar una multa de 58 mil 890 pesos por los delitos de lavado de dinero y asociación delictuosa.

El exgobernador se declaró culpable durante una audiencia, a cambio de obtener una reducción de la sentencia que se dictará en su contra, reporta el sitio de noticias Animal Político.

“Por un principio de lealtad e institucionalidad que rige mi conducta sí la admito (su culpabilidad)”, dijo exgobernador que vació las arcas del estado.

El exgobernador dejó el estado de Veracruz al borde de la quiebra, mientras él y su esposa, Karime Macías, quien vive en Londres, lograron construir un imperio inmobiliario en tres países: México, Estados Unidos y España.

Ambos acumulan alrededor de 90 propiedades en las siguientes ciudades, de acuerdo con una investigación del periódico Reforma: Campeche, Cancún, Ixtapa, Boca del Río, Valle de Bravo, Ciudad de México, Florida, Texas, Arizona, Nueva York, Madrid y Bilbao.

La pareja Duarte-Macías adquirió un departamento con un valor de más de 5 millones de euros en Madrid. Además, posee 23 departamentos, comercios y casas en Miami, y otros 18 en Homestead, Florida City, Cutler Bay y Coral Gables, según el diario.

Una investigación del sitio Animal Político reveló que miles de millones de pesos del erario se pagaron a empresas fantasma durante su administración. Duarte huyó cuando la Procuraduría General de la República obtuvo una orden de aprehensión en su contra.

Duarte fue detenido en Guatemala el 15 de abril de 2017 y permanece preso en el Reclusorio Norte en Ciudad de México, mientras su esposa vive en Londres.