Emilio Lozoya Austin, el exdirector de Pemex que tiene una orden de aprehensión en su contra por presunto lavado de dinero, aún no ha sido detenido un día después de que se dio a conocer que autoridades federales lo buscan.

Incluso el martes, tres inmuebles de su propiedad fueron cateados, incluida una residencia en Lomas de Bezares —al poniente de la Ciudad de México—, donde se pactaron sobornos de Odebrecht y que supuestamente es producto de esos pagos ilegales.

Pero, ¿por qué no ha sido detenido el exdirectivo de Petróleos Mexicanos?

El exfuncionario inicialmente no fue localizado en los inmuebles que lo buscó la Fiscalía General de la República, pero además tramitó un amparo para impedir su detención.

De hecho, este miércoles, un juez federal en materia penal en la Ciudad de México concedió una suspensión provisional a Lozoya contra una posible orden de aprehensión girada en su contra.

De acuerdo con versiones periodísticas, el Poder Judicial de la Federación informó que se concedió dicha suspensión provisional y solicitó a las autoridades federales informes sobre el caso.

El martes, la defensa de Emilio Lozoya presentó un amparo para conocer si existe o no una orden de aprehensión en su contra, así como para saber el delito del que se le acusa, luego de las órdenes de captura contra el dueño de Altos Hornos de México (AHMSA), Alonso Ancira —quien está en prisión preventiva en España—, por lavado de dinero, cohecho y defraudación fiscal.

Según las versiones, la suspensión prevalecerá hasta que el juez celebre la audiencia incidental que está prevista para el 4 de junio próximo, para definir si concederá el trámite de manera definitiva o lo negará, pues de ello depende de la existencia de una orden de captura y que esta no incluya ningún delito que amerite prisión preventiva de oficio.

Con información de Notimex