Un estudio del Instituto Belisario Domínguez del Senado señala que los tocamientos, capturas de foto o video sin consentimiento, muestra de genitales, fricción de genitales e insultos de carácter sexual son algunas de las agresiones sexuales más recurrentes en el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro.

La investigación “Atención y Prevención del Acoso Sexual en el Sistema de Transporte Colectivo Metro” detalla que la mayoría de las agresiones ocurre de lunes a viernes y los rangos en los que se acumula el mayor número de casos son:

  • De 5:00 a 8:59
  • De 13:00 a 16:59
  • De 17:00 a 20:59 horas

Estos periodos coinciden con las horas habituales de entrada y salida del trabajo y la escuela.

El estudio revela que, de acuerdo con datos del STC, en 2017 solo en 32% de los casos reportados por acoso sexual se abrió una carpeta de investigación, en 2% se denunció ante el juzgado cívico, en otro 2% se presentó una queja y en 64% se desistió de la denuncia.

El informe legislativo añade que el tipo de agresiones que sufren las mujeres en el Metro consisten en miradas lascivas, eyaculación sobre la persona y besos forzados, entre otros.

Sin embargo, los tocamientos son la forma de acoso sexual más generalizada, con 150 averiguaciones previas abiertas y 283 desistimientos de denuncias, en 2017.

La investigación refiere que el acoso y el abuso sexual no se denuncian por la falta de confianza en las autoridades, el desconocimiento de los procedimientos para denunciar, la normalización de la violencia, la vergüenza, el miedo, e incluso por amenazas.