La jefa de Gobierno capitalina, Claudia Sheinbaum, indicó que en la Ciudad de México hay alrededor de 85 gasolineras cerradas e informó que los problemas con la distribución de la gasolina podrían quedar resueltos el sábado si no ocurre un nuevo incidente en el ducto de Tuxpan a Azcapotzalco.

Tras una reunión con el presidente Andrés Manuel López Obrador en Palacio Nacional, Sheinbaum Pardo reiteró la solidaridad de su administración con la estrategia federal y la disposición de fungir como enlace con las empresas para contratar pipas para distribuir el combustible.

Además, agradeció a la ciudadanía su responsabilidad ante el problema de distribución de gasolina derivado de los ajustes que se realizan para evitar el robo de combustible.

Señaló que el martes, cuando se registraron los primeros casos de falta de combustible, hubo caos pero después la ciudadanía se informó y “se han portado de primera, hacen sus filas, han escuchado lo que está pasando”.

En relación a la presencia de policías en las estaciones de distribución de gasolina, dijo que se trata de un operativo de vialidad para evitar que los automovilistas que esperan por combustible generen problemas de tránsito.

Sheinbaum abundó que hasta ahora no se tiene previsto programa alguno para apoyar a los taxistas y transportistas que han tenido pérdidas por la situación y llamó a la ciudadanía a ser solidaria.

Indicó que en términos de movilidad no ha habido problemas y negó que se hayan presentado en los servicios que otorga la ciudad como la recolección de basura ni tampoco por el incremento de usuarios en el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro, y que en caso de registrar alguna problemática la informará.

Negó que la capital del país pueda quedarse sin gasolina porque se trata de un problema de distribución y no de inventario y reiteró que el robo de combustibles es un tema de seguridad nacional.

La funcionaria capitalina confió en la estrategia federal, ya que “no se puede seguir vulnerando la soberanía nacional”.