Los pasajeros del Metro se han visto afectados por los trabajos de mantenimiento a las escaleras eléctricas, principalmente, en la Línea 7 de la Ciudad de México, que iniciaron desde la semana pasada.

En redes sociales circulan imágenes de personas de la tercera edad y otras cargando bultos mientras suben los numerosos escalones de la línea subterránea que corre de la estación El Rosario a Barranca del Muerto.

También otras de personas que son transportadas por alguno de los 50 trabajadores que el Sistema de Transporte Colectivo (STC) desplegó para apoyar en la movilización de personas con discapacidad, adultos mayores y usuarios que así lo requieran en escaleras fijas.

La atención de los trabajadores se divide en dos turnos, con 30 integrantes en el turno matutino y 20 en el vespertino. Los elementos pueden ser identificados con chalecos de color naranja, según informó el STC en un comunicado.

La medida ha causado descontento pues aparentemente los empleados no pueden apoyar a la totalidad de las personas que así lo requieren.


La situación continuará, este jueves el Metro informó que el avance en el programa de inspección de 90 escaleras eléctricas de la línea 7, que inició el 4 de marzo pasado, registra 81% de avance, con 73 equipos revisados.

Reportó que de los 73 equipos revisados, 26 se encuentran funcionando en óptimas condiciones, en tanto que del total del programa 64 continúan en estado de mantenimiento e instalación de refacciones.

Las escaleras inspeccionadas pertenecen a las estaciones San Joaquín, Polanco, Auditorio, Constituyentes, Tacubaya, San Pedro de los Pinos, San Antonio, Mixcoac, Barranca del Muerto, Refinería y Tacuba, de la Línea 7.

Detalló que también se trabaja en las estaciones Deportivo 18 de Marzo, La Villa- Basílica y Martín Carrera de la Línea 6, así como en la estación Viveros de la Línea 3 y Salto del Agua, de la Línea 8.

Con información de Notimex