La petrolera Royal Dutch Shell, propietaria de la principal red de estaciones de gasolina en Estados Unidos, lanzará un programa piloto para que las personas puedan llenar el tanque de combustible de sus autos casi en cualquier lugar en el que se encuentren, sin tener que ir a una gasolinera.

Shell pondrá a prueba su nuevo programa, basado en la aplicación para teléfonos móviles “Shell TapUp” en Houston, donde llevará pipas con combustible a la ubicación de sus clientes para llenar sus tanques, informó el periódico The Houston Chroncile.

Shell, que ya inició su programa en Holanda y ahora hará pruebas en Estados Unidos, ofrecerá primero el servicio a sus empleados y a otras empresas para llenar los tanques de los vehículos en los estacionamientos de sus compañías.

Shell pretende expandirse a todos los clientes para que las personas puedan obtener combustible mientras compran en el supermercado o cenan en un restaurante, pero no atenderá a domicilios particulares dado que el objetivo es atender a múltiples clientes a la vez.

En Estados Unidos existen ya otros programas de aplicaciones para obtener suministro de combustible en el lugar en el que se encuentra el cliente, cómo Filld, Booster y WeFuel, pero son compañías independientes que todavía están tratando establecer su nombre.

Bajo el programa piloto, Shell también atenderá vehículos eléctricos y vehículos de celda de combustible impulsados por hidrógeno, comenzando en California, donde son más populares que en el resto del país.