El activista Noé Jiménez Pablo, opositor al gobierno del municipio de Amatán, Chiapas, fue hallado muerto el viernes en el basurero municipal junto con otra personas, ambos con huellas de tortura

Integrantes del Movimiento Por La Paz, El Bien Común y la Justicia, opositor al gobierno del municipio de Amatán exigen justicia por el asesinato de Noé Jiménez Pablo, quien fue hallado muerto el viernes en el basurero del municipio, junto con otra persona que no ha sido identificada.

Jiménez Pablo, junto con otros integrantes del Movimiento son opositores al gobierno del municipio de Amatán, donde acusan que hay un cacicazgo por parte de los hermanos Wilbert y Jorge Carpio Mayorga.

El movimiento mantenía un plantón en el municipio, el cual fue desalojado por policías estatales, municipales y hombres armados, según informó el Movimiento en un comunicado difundido por medios como Chiapas Paralelo y Proceso.

La Fiscalía General del Estado de Chiapas confirmó el sábado en un comunicado que peritos y agentes de la Policía Ministerial y Especializada “están incorporando a la carpeta pruebas científicas con el fin de esclarecer los hechos y que el o los responsables no evadan la acción de la justicia”.

Integrantes del Movimiento han iniciado movilizaciones y exigen justicia para dar con el paradero de las 50 personas desaparecidas y sus compañeros asesinados.

El Movimiento denunció que a las 2 de la mañana del jueves “inició una agresión armada contra el plantón y bloqueos que tenemos en algunos puntos de la cabecera municipal".

Denunciaron que había dos compañeros heridos, entre ellos Jiménez, después difundieron que habían 50 más sin localizar.

Hicieron un llamado a la Comisión Nacional de Derechos Humanos y del estado para que localicen a sus compañeros y se aplique la justicia.