Leasly Campa buscaba este año formar parte de los estudiantes que colaboran con la National Aeronautics and Space Administration (NASA), pero este deseo se vio frustrado ante la huelga que mantiene el Sindicato Independiente de Trabajadores de la Universidad Autónoma Metropolitana (SITUAM).

A sus 30 años, Leasly estudia el doctorado en en la UAM Iztapalapa y actualmente desarrolla un proyecto de mecánica celeste; por lo que buscaba aplicar a la convocatoria lanzada por la Agencia Espacial Mexicana (AEM) para los estudiantes inscritos en las universidades del país para ir a la NASA a un internado que se realizará entre agosto y diciembre de este año.

“Necesitaba una constancia de estudios, constancia de que las autoridades de la universidad estaban de acuerdo en darme el apoyo y recomendaciones”, explica Leasly en entrevista con mexico.com; sin embargo, la joven no pudo conseguir los documentos solicitados por la AEM debido al cierre de los centros de estudios de la UAM.

“Sé que hay alumnos más brillantes que yo, pero creo que yo podía haber estado en un buen lugar para ir a la NASA”, asegura la estudiante originaria de Hidalgo, en donde cursó la licenciatura en Matemáticas.

Aunque sus planes personales se vieron frustrados, Leasly agrega que hay quienes incluso se ven más afectados que ella, por ejemplo, los estudiantes que ya están en el extranjero y que debido a la huelga, la cual estalló el 1 de febrero, no han recibido los apoyos económicos prestados por la universidad.

“Algunos están pensando incluso en regresar. No tienen cómo sobrevivir, están ya en otro país”, asegura la estudiante.

“Además, hay experimentos que no esperan, probablemente cuando regresen ya estén echados a perder, experimentos biológicos o de alimento. Es trabajo que se hace no se hace en un día o una semana, hay trabajo que se hace en años”, explica Leasly Campa, quien aclara que los estudiantes no buscan confrontarse con los integrantes del sindicato, pues lo único que piden es que los campus de la UAM sean reabiertos.

Este domingo 3 de marzo se realizó la novena mesa entre los trabajadores del sindicato y autoridades administrativos de la UAM, en donde no llegaron a ningún acuerdo e incluso los líderes sindicales decidieron abandonar el diálogo luego de exigir un aumento salarial del 20% y alegar violaciones al Contrato Colectivo de Trabajo.