Al menos 457 casas fueron afectadas por la granizada histórica que alcanzó hasta un metro de altura en los municipios de Guadalajara y Tlaquepaque, en el estado de Jalisco la madrugada del domingo, sin que se hayan reportado personas lesionadas.

El alcalde de Guadalajara, Ismael del Toro, acompañado por la alcaldesa de Tlaquepaque, María Elena Limón, informaron en conferencia de prensa que solicitaron a la Coordinación Nacional de Protección de Desastres de la Secretaría de Gobernación, la declaratoria de emergencia, para poder tener acceso a los recursos del Fondo Nacional de Desastres.

La granizada afectó vialidades primarias, provocó la caída de árboles y dejó decenas de vehículos cubiertos de hielo. Hasta el mediodía del domingo no se habían registrado casos de personas afectadas de forma grave por la tormenta, aunque hubo al menos cinco casos de hipotermia.

Protección Civil del estado de Jalisco informó que que trabajaba en coordinación con autoridades municipales y del ejército para remover la gran cantidad de granizo, que alcanzó hasta un metro de altura en algunas zonas, las más afectadas fueron: las colonias Atlas, Álamo Industrial, El Rosario, Rancho Blanco y San Carlos.

El gobernador Enrique Alfaro informó que en varios puntos de la ciudad se registró una capa de granizo de decenas de centímetros, lo cual nunca se había visto en la ciudad.

Elementos de varias dependencias municipales trabajaron el domingo los distintos puntos de la capital de Jalisco.

Las autoridades recomendaron a la población afectada acudir a los albergues habilitados para su seguridad y alejarse de las zonas afectadas por el granizo para cuidar su integridad.

Con información de Notimex