Sobre el asfalto de la avenida Revolución se dibujó un brillante hilo rojo hacia la orilla de la banqueta. Al rastrear con la mirada el origen del río, aparecieron los rayos chuecos de una rueda de bicicleta aplastados por la inmensa llanta de un camión blanco.

El hilo venía de un cuerpo tendido en el asfalto, un hombre con ropa deportiva yacía bajo la sombra de una pipa que tiene en sus puertas los rótulos de la empresa pública Pemex.

Jorge Antonio López, de 63 años, se había despedido de sus hijos la mañana del 1 de octubre para ir a tomar un baño sauna, como solía hacer desde que logró su retiro. Se vistió, se puso sus bermudas y tomó su bicicleta.

Jorge Antonio López había sido petrolero por años. En abril de 2015, sobrevivió a la explosión de una plataforma de Pemex en Ciudad del Carmen, donde resultaron cuatro muertos y al menos 16 heridos. Su hija, Anabel, relata que su padre intentó huir en una plataforma que baja de inmediato al mar en caso de emergencia, pero no funcionó.

“Él tuvo que lanzarse al mar y nadar cierta distancia para poder sobrevivir de la explosión. Mi papá estaba en la plataforma donde separa el gas del petróleo, uy, no fue explosión, a eso le llaman ya detonación”, relata su hija Anabel.

Ese evento hizo que Jorge Antonio decidiera jubilarse y tener una vida más tranquila, toda vez que sus cuatro hijos ya eran adultos.

La búsqueda

La mañana del 1 de octubre pasado, su familia no supo de él durante horas, hasta que su esposa le dijo a sus hijos que estaba preocupaba. Jorge Antonio, su hijo mayor, salió a buscarlo, recorrió la misma ruta que él hacía rumbo a los saunas y preguntó en comercios cercanos.

Cuando se acercó a un 7Eleven a preguntar si habían visto a un hombre con las características de su padre, la cajera de una tienda de conveniencia le comentó que había habido un accidente esa mañana.

OjO AQUÍ: 🔎 El mapa de los ciclistas y peatones muertos en CDMX

Una pipa de Pemex había atropellado a un ciclista. De hecho, en el local conservaban el asiento de la bicicleta.

Cuando Jorge Antonio vio el pedazo de asiento, se dio cuenta de que era de la bicicleta de su papá.

Acudió enseguida al Servicio Médico Forense y tuvo que darle la noticia a su madre y a su hermana. Sus familiares siguieron preguntado en los comercios de la zona de San Ángel y alguien le comentó que el accidente de su padre había sido publicado en Facebook.

Una persona que pasaba por la zona transmitió en vivo el momento en que la pipa se detuvo. En el video se observa que baja una mujer con un overol color caqui que mira inexpresiva el cuerpo tendido frente al vehículo mientras mete las manos a las bolsas y platica con dos policías de Ciudad de México.

El usuario de Facebook hizo una transmisión de 2 minutos y medio el 1 de octubre a las 8:19 horas y otra minutos más tarde donde la mujer es llevada a bordo de dos camionetas de la Secretaría de Seguridad Pública.

Luis Fernando Romero Montiel, abogado de la familia de Jorge Antonio, comentó que la operadora de la pipa dio vuelta a la derecha y arrolló al hombre infringiendo el Reglamento de Tránsito.

En entrevista con mexico.com, el abogado comentó que se trata de un homicidio culposo y se está integrando la carpeta de investigación con varias pruebas periciales para iniciar su judicialización, esto es, que inicie un juicio contra la empresa del Estado.

mexico.com pidió a Pemex su postura sobre el tema, pero no obtuvo respuesta previo a la publicación de este reportaje. La familia del petrolero espera que este caso no quede impune.

OjO AQUÍ: 👀 Morir por cruzar la calle: el peligro de ser peatón o ciclista en México

En Ciudad de México murieron ese año 358 peatones y un ciclista, pero las cifras de otras instituciones gubernamentales presentan panoramas distintos. INEGI, por ejemplo, dice que en 2016 murieron en la capital mexicana 131 peatones y 4 ciclistas. Mientras que la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) registra para el mismo año las defunciones de 92 peatones y 12 ciclistas.