Aumentos de sueldo, mantenimiento de autobuses y combustible, la construcción de hoteles o la aparición con vida de los 43. Esas son algunas de reivindicaciones que ha exigido la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación a las autoridades federales y locales en los últimos años.

Así lo asegura el diario El Universal, que ha realizado una revisión de pliegos de demandas de la CNTE.

Por ejemplo, en las demandas que la Sección 22 de la Coordinadora en Oaxaca entregó en mayo de 2018, se leía en el apartado de Demandas Económicas que se construyese un hotel en Puerto Escondido y que les entregasen un hotel en Huatulco; así como que renovasen su parque vehicular y les donasen combustible para el mismo.

En 2015, tras el plantón que realizó la Coordinadora en el Monumento a la Revolución, en Ciudad de México, pidieron un aumento salarial del 100% y el mejoramiento de las condiciones de vida de los trabajadores de la educación en activo y jubilados. Ese mismo año solicitaron la derogación de la Reforma Educativa y la aparición con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Este 2019, en Michoacán, la CNTE reclama desde el 14 de enero pasado pagos millonarios al gobierno estatal alegando que les debe salarios y prestaciones de años atrás. Este sábado, a última hora, los maestros en huelga acordaron liberar las vías del tren, tras un bloqueo que ha causado cuantiosas pérdidas por la imposibilidad de transportar mercancías desde uno de los puertos marítimos más importantes del país.

El jueves, los manifestantes habían liberado parcialmente las vías férreas, aunque en los hechos no se reanudó el tráfico de trenes. La mañana del sábado las volvieron a bloquear pero por la noche acordaron liberarlas y volver a clases el lunes. El gobierno ya desembolsó parte del adeudo y se instaló una mesa para negociar.

El paro ha generado pérdidas a la industria estimadas en más de 50 millones de dólares diarios, según datos del sector empresarial. Productos como granos, rollos de acero y combustible permanecen estacionados en el puerto de Lázaro Cárdenas, en el océano Pacífico, en espera de que se reanude el tránsito en el centro del país.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha rechazado recurrir al uso de la fuerza pública para desbloquear las vías de tren que son zona federal. Durante años, como forma de presión, la CNTE protagonizó bloqueos de vías de comunicación, huelgas y manifestaciones, algunas de las cuales han terminado de forma violenta.