El gobierno de Andrés Manuel López Obrador representa un riesgo geopolítico para este año, de acuerdo con la consultora de riesgos Eurasia Group.

“Hasta ahora, México había estado en una situación política y en un ciclo económico distinto al resto de América Latina, así como en una categoría inferior de riesgo político. Este año, se parecerá más a sus vecinos del sur”, advirtió Eurasia en su Top de Riesgos 2019.

Otros de los riesgos globales que considera Eurasia son el conflicto China-Estados Unidos, el avance del populismo en Europa, el Brexit, el gobierno de Trump, la guerra cibernética, la guerra fría global tecnológica, la unión de países en contra del liberalismo, el conflicto Rusia-Ucrania y la elección en Nigeria.

La firma sobre riesgos de inversiones señala que el nuevo presidente de México “comienza su mandato con un grado de poder y control sobre el sistema político no visto en México, desde principios de los noventa” y que la mayoría de su partido, Morena, y sus aliados en el Congreso, “podrían reformar la constitución a voluntad”.

“López Obrador cree que muchos de los problemas actuales de México son resultado de reformas estructurales implementadas desde los 80 (…) como la apertura de la economía, privatizaciones, desregulación y políticas macroeconómicas ortodoxas. Para López Obrador, hacer México grande otra vez es llevarlo devuelta a los 60 y 70”, apunta el informe.

El grupo con sede central en Nueva York señala que durante 2019 López Obrador se centrará en lanzar sus “ambiciosos” programas sociales y de infraestructura, “a expensas de la posición fiscal de México” y que aunque "es poco probable que encuentre los recursos para financiar sus proyectos, dará prioridad a este gasto de todos modos”.

La seguridad, destaca la firma, será uno de los principales desafíos ante “la ausencia una estrategia clara” para lidiar con el problema y apuntó que continuar con el apoyo de los militares y la legalización de ciertas drogas ayudaría “poco en mejorar una situación cada vez más grave”.

Señala que el sector energético será cada vez más desafiante, pues pese a que la cancelación de la reforma energética es “poco probable” ha nominado a un equipo “con alto nivel nacionalista” y habrá un esfuerzo para impulsar el papel de las empresas estatales, en alusión a Pemex y CFE.

Finalmente, Eurasia sostiene que López Obrador centralizará la toma de decisiones en sus propias manos y el papel de sus asesores y secretarios serán limitados, “como quedó claro con la cancelación del aeropuerto de la ciudad de México”, que tomará “basado en sus decisiones, creencias y preferencias personales”.