Emma Coronel, esposa de Joaquín El Chapo Guzmán, relató que lo conoció durante un baile en 2006, cuando ella tenía 17 años.

“Él estaba bailando con otra muchacha y yo estaba bailando mi novio de ese entonces, y nos encontramos justo en el centro de la pista y bien coqueto me sonrió y al ratito me dijo una persona: ‘que dice el señor que si quieres bailar con él’, y ‘ah, por supuesto’, le dije yo", dijo Coronel en una entrevista con Telemundo.

Le inspiró confianza, pero no “como hombre, sino como amigo”.

Fue un año después cuando se volvieron a ver, en 2007, cuando Coronel participó en un certamen de belleza en Durango, mientras el Chapo tenía 6 años prófugo, después de que se había fugado del Penal de Puente Grande, en Jalisco, en 2001.

A la pregunta de cómo se hicieron pareja, Emma Coronel primero sonrió mientras se acariciaba el cabello. Luego relató: “Yo digo que lo que me conquistó más de él fue su plática, su forma de tratarme. No me llevó grandes regalos, ni grandes cosas. Él se gana a las personas por su forma de ser, de actuar”.

Sobre la actividad de El Chapo, Coronel afirmó: “A mí no me consta que trafique drogas”, durante la misma entrevista.

Lo que más le gusta de él es “que es un hombre muy expresivo, muy cariñoso, muy amable, muy atento, muy educado”.

La boda entre ambos fue el 2 de julio de 2007, cuando Emma Coronel cumplió la mayoría de edad, en una ceremonia privada en donde solo estuvieron las familias de ambos “y las personas del rancho”.

“Todo fue algo muy chiquito”, pero aseguró que su vestido era “muy bonito, como de princesa”.

“No fuimos a ningún lado de luna de miel, estuvimos en un rancho”, explicó.

Después de la boda, Emma Coronel se mudó a Culiacán, Sinaloa, donde estudió la preparatoria y luego la carrera de Ciencias de la Comunicación con el apoyo de El Chapo. “No la he ejercido, pero me gusta mucho el periodismo", indicó.

Coronel dijo que la vida con Joaquín Guzmán ha sido buena. “Siempre nos hemos llevado muy bien”, precisó.

Pero anhela que su pareja "no estuviera siempre en el ojo del huracán”.