En 9 años han sido retirados de sus funciones religiosas por lo menos 152 sacerdotes por abuso de menores en México.

En algunos casos, los curas incluso ya fueron enviados a la cárcel y ya compurgaron su pena por el delito de pederastia.

El presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Rogelio Cabrera, dijo a medios que es obligación de todos los obispos dialogar, entender, superar y castigar todo aquello que vaya contra menores o adultos vulnerables.

Aunque no tienen cifras exactas, Cabrera aseguró que al menos suman 150 víctimas de estos sacerdotes.

Explicó que una de las tareas de la Iglesia católica en México es levantar una estadística sobre estos casos.

Cabrera afirmó que una de las tareas que les encomendó el Papa Francisco es hablar con las víctimas de abusos y aseguró que él mismo ya se ha dedicado a esta tarea y seguirá haciéndolo.

“Yo espero que muy pronto tengamos el conteo para hacerlo saber a la sociedad (...) “es deber nuestro decir a la sociedad cómo están las cosas en México”, señaló.

Además hizo un llamado a los obispos a “ponerse las pilas” para que, en cuanto se sepa de estos casos, de inmediato informen al Ministerio Público.

El jerarca católico anunció que participará del 21 al 24 de febrero próximos en la reunión con obispos que son presidentes de conferencias en el mundo para hablar de la prevención de abusos a menores y adultos vulnerables.