Una ola de mal tiempo azota a varios países de Europa, con lluvias torrenciales y ráfagas de vientos, entre ellos Italia, donde murieron 10 personas, mientras que decenas de miles de casas quedaron sin electricidad.

Numerosas carreteras quedaron bloqueadas y miles de personas no tenían electricidad en el sur y el centro del continente, debido a las lluvias torrenciales, las inundaciones y los vientos con velocidades de más de 180 kilómetros por hora y que arrancaron árboles y postes de electricidad.

La nieve cubrió regiones montañosas en Francia e Italia y dejó atrapados a cientos de conductores en sus autos y a turistas en hoteles.

En Italia, el balance de fallecidos llegó a 10, luego de contabilizarse 5 este martes, entre ellas un hombre que murió por la caída de un árbol y una mujer que quedó sepultada en su vivienda por un alud de rocas.

Otro hombre perdió la vida mientras practicaba kitesurf cerca de Cattolica, en la costa adriática, al haber sido arrastrado por una ráfaga de viento contra los arrecifes, informó la prensa local.

Alrededor de 170 turistas y empleados de hoteles se encontraban varados en Col du Stelvio, en la frontera entre Italia y Suiza, a más de 2 mil 700 metros sobre el nivel del mar, debido a las fuertes nevadas.

En la región del noroeste, en Friuli Venezia Giulia, 23 mil personas se encontraban sin electricidad y las carreteras estaban intransitables, reportaron autoridades locales.

Estas afectaciones son poco comunes, de acuerdo con expertos.