El proceso para la creación de la controvertida Guardia Nacional se encuentra ahora en el Senado de la República.

Ante la presión para que se abriera a la ciudadanía la discusión sobre el cuerpo de seguridad planteado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, este lunes se inauguró el ejercicio de Parlamento Abierto con la mesa titulada “Constitucionalidad y Convencionalidad”.

Tres representantes de la academia expusieron sus argumentos en contra de la Guardia Nacional: el director del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) y profesor investigador de la División de Estudios Jurídicos, Sergio López Ayllón; el maestro en Derecho y ex presidente y ex integrante del Comité contra Desapariciones Forzadas ONU, Santiago Corcuera, y el doctor en Derecho e investigador del Instituto Nacional de Ciencias Penales (INACIPE), Álvaro Vizcaíno.

Te presentamos algunos de los argumentos que presentaron los expertos:

  • Su mando civil es contradictorio. La Junta de Estado Mayor —integrada por miembros de la Sedena, Marina y Seguridad Pública— “tiene en la práctica un mando mayormente compuesto por militares”, afirmó Sergio López Ayllón.
  • La legalidad del mando militar puede ser llevada a tribunales internacionales. La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH) puede conocer de constituciones y reformas y este organismo ha ordenado modificar cartas magnas de otros países. “Es probable que la Corte señalara la inconvencionalidad del mando militar”, expuso el mismo experto. 
  • Los tratados internacionales en materia de derechos humanos son una ampliación de la Constitución y por lo tanto tienen un nivel igual al de las leyes mexicanas, explicó Santiago Corcuera. “Ningún estado puede invocar razones de derecho interno para no cumplir con sus obligaciones convencionales” y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se ha pronunciado en contra de que la seguridad pública esté en manos de militares, apuntó. 
  • Contradicciones al interior del dictamen. Santiago Corcuera señaló que la actual propuesta no deja claro si la disciplina de la Guardia Nacional tendrá una base militar o policiaca. “Estemos en contra o favor de la Guardia Nacional, creo que todos debemos de estar en contra de que la constitución se contradiga”. sostuvo. 
  • No se explica cuánto tiempo más los militares seguirán a cargo de la seguridad pública, lo que es violatorio del Artículo 129, que sostiene que "en tiempos de paz, ninguna autoridad militar puede ejercer más funciones que las que tengan exacta conexión con la disciplina militar, apuntó el exrepresentante de la ONU.
  • El doctor Álvaro Vizcaíno resaltó que la iniciativa debilita a la Policía Federal y no propone un esquema suficiente para que municipios y estados cuenten con una policía capacitada, de acuerdo con su población e incidencia delictiva. 
  • El experto explicó que en 47 países existen corporaciones intermedias entre las policías y fuerzas armadas (gendarmerías, guardias civiles o carabineros) y la tendencia actual es que el mando, miembros y disciplina sea civil y no militar. 
  • Detalló que solo tres se denominan guardias nacionales la de Portugal, Túnez y Venezuela, “la propuesta que hoy hace el gobierno de México se asemeja al modelo venezolano”.