Twitter es un buen espacio para informarse y también para aplaudir o quejarse sobre cualquier tema. De ahí que a lo largo de su historia hayamos visto caer en las garras de los usuarios a muchas personas cuyas opiniones no son las más correctas o simplemente van en contra de lo que la mayoría piensa.

Uno de estos personajes —que ya debería saber controlar crisis en redes sociales— es el escritor español Arturo Pérez-Reverte quien comienza 2019 siendo regañado por el Museo de Auschwitz luego de bromear sobre el hecho de que se ha escrito tanto sobre este complejo formado por campos de concentración en Polonia que ya no quedan personajes para seguir haciéndolo.

Al parecer, Pérez-Reverte pensó que sería buena idea ventilar esta idea en una serie de tuits a sus más de 2 millones de seguidores en dicha plataforma. Ya que no encontró algún oficio no abordado por los escritores que han publicado novelas sobre Auschwitz, se siguió con el centro de exterminio de Mauthausen y con Treblinka.

El mensaje desde luego se viralizó hasta llegar a la cuenta oficial del Museo de Auschwitz en Polonia que respondió ante lo que, para él, seguía siendo una broma a pesar de los muchos comentarios en los que los usuarios le pedían respeto.

La cosa no paró ahí, ya que Pérez-Reverte no dudó en responde ante el comentarios del museo, afirmando que las personas detrás de esta cuenta “necesitan más comprensión lectora".

¿Y creen que el intercambio de mensajes paró ahí? PUES NO, porque el museo de nuevo le respondió

No es la primera vez que el escritor confronta a los usuarios de Twitter que no están de acuerdo con él. En diciembre de 2018 confrontó a @JuevesFeminista, quienes luego de leer un artículo publicado en su sitio web titulado Putas, chulos y ayuntamientos calificaron el texto como “denigrante para las mujeres”.