Otra toma clandestina en un ducto de Petróleos Mexicanos (Pemex) explotó en Hidalgo, esta vez en el municipio de San Agustín Tlaxiaca, y tras el incidente no se reportan personas lesionadas.

Este suceso ocurrió 10 días después de la explosión de un ducto en Tlahuelilpan, Hidalgo, que hasta el lunes había dejado 115 personas muertas y 32 heridos que se encuentran en hospitales.

La explosión de este lunes en San Agustín Tlaxiaca —aproximadamente a 10 kilómetros de la capital de Hidalgo, Pachuca— ocurrió alrededor de las 8:30 de la noche, en un lugar alejado de alguna comunidad.

El gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, afirmó que un grupo de “huachicoleros” —personas que roban combustible— provocó la fuga en el ducto que derivó en la explosión y aseguró que no había reporte de víctimas o lesionados.

Alrededor de las 9:00 de la noche el fuego fue controlado, informó la Secretaría de Seguridad Pública del estado en su cuenta de Twitter.

Con información de Notimex