Las pérdidas económicas por el desbasto de combustible en la zona del Bajío ascienden a mil 250 millones de pesos, aseguró la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

En conferencia de prensa, Gustavo de Hoyos Walther, presidente de la organización, aseguró que dichas pérdidas económicas corresponden tan solo a los estados de Michoacán, Guanajuato y Querétaro, entidades en donde la Coparmex hizo una encuesta a 3 mil 500 empresarios.

“Somos los afectados por falta de estrategia, lo que exigimos es que se ponga por delante a los buenos ciudadanos y a las empresas y que no se escatimen recursos para resolverlo de inmediato”, dijo De Hoyos ante medios este jueves.

Aunque la Coparmex aseguró que apoya la finalidad del gobierno federal, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, de combatir el huchicoleo, la organización empresarial indicó que las autoridades deben ser claras con respecto a la estrategia.

“Apoyamos y felicitamos al gobierno federal (...), pero no basta con tener buenas intenciones y tomar decisiones valientes”, señaló el titular de la organización.

El desabasto de combustible en la zona del Bajío comenzó desde la primera semana de enero, luego de que el 27 de diciembre el gobierno federal anunciara el cierre de ductos en aras de combatir el robo de combutible.