Desde los primeros días de este año entidades como Guanajuato, Jalisco, Michoacán e Hidalgo presentaron problemas de escasez de combustible.

Esta semana la afectación llegó a la Ciudad de México, causando compras de pánico, largas filas y el cierre de varias estaciones por la falta de gasolina.

En respuesta, el presidente Andrés Manuel López Obrador informó y reiteró que la situación no se debe a una falta de combustible, sino a un problema de distribución.

“Tenemos gasolina suficiente. No hay problema de desabasto. Lo que estamos cuidando es la distribución; no abrir los ductos para que no haya fugas. Estamos abriendo con cuidado los ductos”, explicó el mandatario durante su conferencia matutina el lunes.

OJO AQUÍ: Estas son las zonas de CDMX donde hay escasez de gasolina

Dos día antes, Petróleos Mexicanos (Pemex) indicó que como parte del plan para combatir el robo de combustibles se utilizan medios de transporte más seguros, como autotanques y carrotanques, lo que ocasiona retrasos.

Pánico en CDMX por desabasto de gasolina

Respecto al desabasto en la Ciudad de México, el mandatario dijo este miércoles que un “accidente” en el ducto que va de Tuxpan, Veracruz, a Azcapotzalco en la capital dificulta el restablecimiento del abastecimiento de combustible en la ciudad.

“Ayer estábamos por resolver el problema aquí y hubo un accidente de un ducto, de Tuxpan a Azcapotzalco, fue lo que nos está ocasionando más problemas. No sabemos qué sucedió, si fue intencional, fue una fuga en el ducto y esto significa reparación”, dijo López Obrador.

Este ducto ha presentado otras fugas en distintos puntos de su extensión, presuntamente a causa de “huachicoleros”.

De hecho, el 4 de diciembre de 2018, los habitantes de Acolman, Edomex, aprovecharon una fuga en el ducto para abastecerse.

Pemex informó que hay suficiente inventario de producto en las Terminales de Almacenamiento y Despacho (TAD) para satisfacer la demanda de la población en todo el país. “La situación que se vive en algunas regiones es solo por un ajuste logístico” , señaló la empresa petrolera en un comunicado.

Medidas contra el desabasto de gasolina

El director de Pemex, Octavio Romero, dijo que mantiene comunicación con los gobernadores de los estados en donde hay escasez para “restablecer el suministro de combustible en el corto plazo".

También aseguró que existe gasolina suficiente para abastecer el país en 10 días y recalcó que el problema es la distribución. De la misma forma se enviaron 11 mil barriles de combustible a Guanajuato, uno de los primeros estados afectados, para controlar la situación.

En la zona del Bajío se intentó abrir de nuevo el ducto de Salamanca-León, el cual fue cerrado como parte del plan contra el robo de combustible; sin embargo, el flujo fue nuevamente cerrado después de dos horas por fallas que se presentaron.

“A horas de que lo abrieron lo tuvieron que cerrar, me dicen que tuvieron problemas, que lo van abrir en la noche y yo espero que pronto se normalice este abasto”, dijo Diego Sinhue, gobernador de Guanajuato.

Sumado a esto, de las seis refinerías del país solo se encuentran en operación dos: Tula y Cadereyta, ubicadas en Hidalgo y Nuevo León, respectivamente, las cuales procesan de 90 a 120 mil barriles al día, reportó el martes Reforma.

En la refinería Miguel Hidalgo, en Tula, Hidalgo, pipas de distribución de combustible hicieron extensas filas el martes en espera de ser cargadas, de acuerdo con medios locales.

Los resultados del plan contra el huachicoleo

Desde el anuncio del plan contra el robo de combustible, delito que ha ocasionado pérdidas de hasta 60 mil millones de pesos —según datos del gobierno de Andrés Manuel López Obrador—, elementos de las Fuerzas Armadas han resguardado refinerías con medidas de vigilancia en las pipas que entran y salen, además de supervisar el ingreso de trabajadores.

OJO AQUÍ: ¿Qué es el huachicol y de dónde proviene?

En total, 4 mil elementos del Ejército y la Marina tomaron el control de 56 instalaciones de Pemex en más de la mitad del país, al ser considerado un problema de seguridad nacional por el presidente López Obrador.

Hasta el momento, el mandatario ha informado que, de 787 pipas de 15 mil litros de combustible que eran robadas al día, la cifra se redujo a 177 pipas a partir de la implementación del plan de gobierno.

“Antes del plan de robo de gasolinas en promedio eran 787 pipas diarias. Con el plan, ha bajado a 177 pipas diarias, es decir, 610 pipas menos diariamente", dijo el mandatario.