La marihuana medicinal está ganando fuerza en México, y la inversión millonaria de varias empresas y emprendedores lo demuestra.

Por ahora, el cannabidiol (también conocido como CBD), la molécula activa que viene de la planta pero que no contiene agentes psicotrópicos, es la estrella de esta industria.

Además, el tamaño del mercado es muy tentador, su uso podría ayudar a 10 millones de pacientes potenciales en México, y las empresas lo saben. De los 60 países en vías de legalizar la marihuana, casi el 90% está enfocándose en productos con CBD en industria y medicamentos.

En América Latina, nuestro país es ya uno de los líderes de esta industria legal. Aunque por ahora, entrar en este negocio no es para cualquiera.

¿Pueden entrar las Pymes?

Por los permisos que ha dado la Cofepris hasta el momento, parece que el mercado se está abriendo. Pero solo está al alcance de empresas con suficiente presupuesto.

Por ejemplo, está HempMeds México, la primera empresa que consiguió el permiso para importar aceite de cáñamo cuando se autorizó la venta de productos derivados del cannabis para uso medicinal. Ahora están buscando importar la materia prima para fabricar sus propios productos y luego exportarlos a Europa, Canadá y Estados Unidos.

De acuerdo con la empresa, esperan que en el corto plazo crezcan 300% en ventas y llegarán a un valor de 2 ó 3 millones de dólares. Eso sí, HempMeds es una empresa internacional, de las más grandes del mundo en esta industria.

¿Con qué requisitos deben cumplir los productos?

Si quieres entrarle a este negocio, debes cumplir al pie de la letra lo establecido en los “Lineamientos en materia de control sanitario del cannabis y derivados del mismo”.

Regulan la siembra, cosecha, cultivo, preparación, acondicionamiento, adquisición, posesión, comercio, transporte, prescripción médica, suministro, uso, consumo, promoción y publicidad para usos médicos, científicos, en alimentos, bebidas y productos industriales. El punto más importante de los lineamientos es que ninguno de estos productos puede tener concentraciones mayores a 1% de tetrahidrocannabinol (THC), que sí es psicoactivo.

Si quieres seguir leyendo esta nota de Negocios Inteligentes dale click aquí