El gobierno venezolano aseguró este domingo que el presidente Nicolás Maduro tuvo un recibimiento “apoteósico”, en México, es decir, brillante o espectacular.

“Fue un recibimiento que no dudo en catalogar de apoteósico, de una inmensa calidez, de un tremendo afecto. Las frases que más se escuchaban eran: ¡Resiste!, ¡Maduro sigue combatiendo al imperialismo norteamericano!, ¡en México te queremos!, ¡eres bienvenido!”, dijo el ministro de Comunicación venezolano, Jorge Rodríguez.

Lo que no les dijo fue el tremendo rechazo que hubo en el Congreso de la Unión por su visita ni que Maduro tuvo que llegar directo al evento privado en Palacio Nacional con los demás jefes de Estado y delegaciones.

Los dichos le restaron importancia a las expresiones hostiles a la llegada de Maduro al país, en el marco de la toma de posesión de Andrés Manuel López Obrador, las cuales decían totalmente lo contrario.

Maduro asistió solamente a la comida ofrecida por López Obrador en Palacio Nacional, pero no llegó a la ceremonia de investidura en la Cámara de Diputados.

En su discurso ante los legisladores, AMLO mencionó a Maduro cuando listó a los mandatarios que asistieron a su toma de posesión, por lo que diputados del Partido Acción Nacional (PAN) gritaban “dictador”.

“Maduro no eres bienvenido”, decía una enorme manta con la imagen del venezolano que colocaron los legisladores.

La invitación a Maduro desató un fuerte debate en la Cámara de Diputados, incluso con conatos de enfrentamientos, pero el equipo de López Obrador rechazó retirar la invitación con el argumento de que es “amigo” de todos los países.

En su encuentro con Maduro, el presidente de México le agradeció su visita.

A través de un video Maduro agradeció la ‘cálida’ bienvenida de la clase obrera de México y además se enorgulleció de los ataques de la derecha.