El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, afirmó esta mañana que el aeropuerto de Santa Lucía estará administrado por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), con la normatividad de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), y anunció que la renta y los beneficios serán transferidos a la primera dependencia para fortalecer las finanzas de las Fuerzas Armadas.

Al presidir este domingo la ceremonia conmemorativa por el 104 Aniversario de la creación de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM), en las instalaciones de la Base Aérea Militar No. 1 “General Alfredo Lezama Álvarez”, dijo que con la construcción del nuevo aeropuerto internacional se tendrá un ahorro de 100 mil millones de pesos.

Precisó que la nueva pista militar llevará el nombre de “Comandante Alberto Leopoldo Salinas Carranza”, y que el aeropuerto civil de Santa Lucía se llamará “General Felipe Ángeles”.

Aseguró que se resolverá la saturación del Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México y se respetarán las instalaciones militares que hay, la pista y las unidades habitacionales aledañas en Santa Lucía.

Ante mandos militares e integrantes de su gabinete, el presidente López Obrador destacó la lealtad, los valores y principios del Ejército mexicano con las autoridades civiles, pues nunca se ha dado un golpe de Estado ni se ha rebelado.

El dinero de los aviones irá a la Guardia Nacional

Durante el recorrido, el presidente de México aprovechó para invitar a quienes estén interesados en adquirir 60 aviones y helicópteros del gobierno, a acudir a la feria que se realizará en abril en estas instalaciones, y añadió que “todo lo que se junte se destinará para financiar a la Guardia Nacional”.

En la celebración felicitó a las Fuerzas Armadas, con las que se seguirá trabajando de manera conjunta, ya que son “pueblo uniformado; nos están ayudando en la Cuarta Transformación de la vida pública del país”.