El pleno del Senado aprobó reformas al Artículo 19 constitucional que establece la prisión preventiva oficiosa a diversos delitos como abuso sexual contra menores, desaparición forzada de personas y desaparición cometida por particulares, así como el uso de programas sociales con fines electorales.

La reforma establece que el Ministerio Público solo podrá solicitar al juez la prisión preventiva cautelar cuando no se pueda garantizar la comparecencia del imputado, el desarrollo de la investigación, la protección de la víctima o testigos, o el imputado haya sido procesado por delitos dolosos.

En el marco de la sesión ordinaria se aprobó con 91 votos en favor y 18 en contra la reforma que también establece la prisión preventiva oficiosa a los delitos de robo a transporte en cualquier modalidad y los delitos en materia de armas de fuego y explosivos de uso exclusivo del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea.

Además entran los delitos cuya pena exceda de cinco años de prisión, incluidas calificativas, atenuantes o agravantes, en materia de hidrocarburos, petrolíferos y petroquímicos, y corrupción.

La reforma aprobada faculta al Congreso para que en un plazo de 90 días realice las adecuaciones normativas para incluir en el Artículo 167 del Código Nacional de Procedimientos Penales estas nuevas disposiciones.

Otras de las modificaciones que se realizaron en el pleno son un artículo transitorio que señala que los delitos como enriquecimiento ilícito y abuso de autoridad, entrarán en vigor a partir del nombramiento del titular de la Fiscalía Relacionada con Hechos de Corrupción.

En tribuna el senador Emilio Álvarez Icaza expuso que esta reforma constitucional es una pieza sustantiva de la estrategia del combate a la inseguridad del actual gobierno, pero como está planteada implica un retroceso en materia de derechos humanos, por lo que exhortó a las bancadas a no repetir los errores cometidos en los últimos dos sexenios.

“Los estudios del Inegi señalan que en la medida que un gobierno establece mecanismos de control más represivos se incrementan los índices de delito y las detenciones arbitrarias”, apuntó.