La Ciudad de México comenzó a pintarse de rosa con la marca CDMX en la administración de Miguel Ángel Mancera, hoy senador de la República: taxis rosas, letras gigantes rosas, camiones rosas, oficinas burocráticas rosas, boletas de predial... rosas.

Ahora, la próxima jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, ofrece un premio de 150 mil pesos a quien diseñe la nueva imagen de su administración, lo que parece que borrará de la capital de país el rosa de su antecesor, Mancera.

Para ello, dio a conocer el concurso para diseñar la imagen institucional del gobierno 2018-2022, a la mejor propuesta que incluya los conceptos de “innovación y esperanza que identifiquen al Gobierno de la Ciudad de México 2018–2024, debiendo tomar en cuenta para su representación iconográfica los valores históricos, culturales, y de identidad que forman parte del patrimonio cultural tangible e intangible de la Ciudad de México”.

Así lo indica la convocatoria que dio a conocer la militante del partido Morena.

Tras la aprobación de la Reforma Política en enero de 2016, la marca CDMX con fondo rosa comenzó a verse en los principales puntos de al Ciudad de México: en los carritos de equipaje del Aeropuerto, los camellones, la plancha del Zócalo capitalino y hasta en la película “Godzilla, el rey de los monstruos”, a estrenarse en 2019, donde según notas periodísticas, el Gobierno gasto 10 millones de pesos del erario para que apareciera en la Ciudad.

Los edificios gubernamentales se pintaron de rosa y la papelería oficial también. Hasta los taxis tuvieron que cambiar del color vino y oro por el rosa con blanco. De hecho, en 2014 se registró como marca y se puso tarifa al uso de “CDMX Ciudad de México” y “CDMX Mexico City”.

Según el Fondo Mixto de Promoción Turística de la marca ya es símbolo de orgullo para los habitantes y se ha posicionado en festivales y centros turísticos.