El exgobernador de Puebla, Mario Marín, fue beneficiado con una suspensión de la orden de captura en su contra, pero ante la acusación que enfrenta podrá ser detenido.

El exmandatario es acusado de la tortura a la que se sometió a la activista y periodista Lydia Cacho en 2005.

El diario Milenio señala que la juez Rosa María Cervantes Maejía, titular del juzgado 12 en materia de amparo penal otorgó el beneficio legal al exmandatario.

La nota del diario explica que la suspensión no será suficiente para evitar una detención porque el delito del que se le acusa fue consignado por el sistema de justicia penal mixto y está considerado como grave y tampoco alcanza libertad bajo caución.

El pasado 6 de mayo, el fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, informó que la ficha roja para detener al exgobernador Mario Marín ya fue solicitada a la Interpol.