En el marco del nuevo Tratado entre México, Estados Unidos, México y Canadá (T-MEC), se busca proteger a las bebidas tradicionales y distintivas como el Bacanora, sotol, mezcal y la charanda, a fin de prohibir la venta de destilados que no sean elaborados en la república mexicana.

En las cartas paralelas de Estados Unidos y México, que se lograron en la renegociación del TLCAN sobre productos distintivos, hay un mensaje del representante norteamericano de Comercio, Robert Lighthizer, dirigida al secretario mexicano de Economía, Idelfonso Guajardo, donde se incluye el tema del whisky americano del centeno, charanda, sotol y Bacanora.

Respecto a los llamados productos distintivos se acuerda que México iniciará, con sujeción a sus leyes y reglamentos aplicables, el proceso para estudiar la prohibición de venta de cualquier producto en México como el whisky americano del centeno, si no se ha fabricado en la unión americana.

Ello de acuerdo con las leyes y reglamentos de Estados Unidos que gobiernan la fabricación del whisky americano del centeno.

En contraparte, Estados Unidos iniciará, con sujeción a sus leyes y reglamentos aplicables, el proceso para considerar la prohibición de la venta de cualquier producto en su país como charanda, sotol, o Bacanora, sino se ha fabricado en México de acuerdo con las leyes y reglamentos mexicanas que rigen la fabricación de estas bebidas tradicionales mexicanas.

La charanda es un aguardiente de caña típico de Uruapan, Michoacán; el sotol es una bebida alcohólica a base de agave silvestre y es oriunda del norte de México de estados como Coahuila y Chihuahua; el Bacanora es oriundo del municipio del mismo nombre en Sonora y es similar al tequila.