El líder del grupo criminal “La Unión Tepito”, Roberto Moyado Esparza, alias El Betito”, fue capturado este miércoles en la Ciudad de México por elementos de la Policía Federal.

Este personaje no solamente llamó la atención por su extenso historial criminal que data desde hace 10 años e incluyen delitos como el narcomenudeo, la extorsión y homicidios, sino también por el radical cambio de imagen al que se sometió para no ser capturado, según informaron las propias autoridades.

Pero “El Betito” no es el único capo que se ha sometido a cambios estéticos. Te presentamos a los criminales que ha optado por cambiar su imagen con el fin de no ser reconocidos por sus rivales y las autoridades.

El Betito

Moyado Esparza tuvo un cambio de imagen radical.

De acuerdo con Renato Sales, titular de la Comisión Nacional de Seguridad, “El Betito” se sometió a una bypass gástrico, con lo que logró bajar 30 kilogramos.

Además, detalló el comisionado, el líder de la Unión Tepito se realizó injertos de cabello.

Moyado Esparza dirigió el grupo criminal desde 2017; sin embargo, su historial delictivo data de 2008, cuando fue detenido por robo pero quedó en libertad meses después.

El Chapo

Joaquín Guzmán Loera, mejor conocido como “El Chapo”, ha sido otro de los capos de la droga que sorprendió por su cambio de imagen.

La primera vez que el líder del cartel de Sinaloa fue aprehendido fue en 1993; sin embargo, el capo se hizo leyenda al lograr escapar del penal de máxima seguridad de Puente Grande, Jalisco, en 2001.

En 2014, el capo fue recapturado en Mazatlán, Sinaloa, e ingresado al penal del Altiplano en el Estado de México, de donde también logró escapar en 2015 a través de un túnel de más de un kilómetro de longitud que conectada la parte subterránea del penal con una casa cercana.

Cuando fue reaprehendido, el Chapo ya aparecía con bigote, el cabello pintado y los ojos más rasgados de los que se había visto de joven.

En enero de 2016, “El Chapo” fue capturado por tercera vez y actualmente está preso en un cárcel de máxima seguridad en Estados Unidos.

El señor de los cielos

Amado Carrillo Fuentes, líder del cartel de Juárez, fue uno de los capos de la droga más buscados durante la década de los 90.

A Carillo Fuentes se le conocía como “El señor de los cielos” debido a la extensa flota aérea que el capo utilizaba para el trasiego de droga.

En 1997, el capo se sometió a una cirugía estética en una clínica de la Ciudad de México durante la cual, según los reportes oficiales, perdió la vida.

Un cuerpo con el rostro inflamado difícil de reconocer fue la prueba de las autoridades para difundir que “El señor de los cielos” había muerto durante la cirugía.