El Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela (TSJ) pidió al presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, que cancele la invitación que hizo al presidente Nicolás Maduro para que asista a su toma de posesión.

El organismo, apoyado por la oposición y considerado ilegal por Caracas, es el tribunal conformado por 33 magistrados juramentados el 21 de julio de 2017 por la Asamblea Nacional durante la crisis institucional de Venezuela y las protestas de 2017 como reemplazo de los magistrados previos nombrados en 2015.

De acuerdo con el comunicado, si el mandatario venezolano viene a México podría ser detenido por la Interpol, instancia ante la cual dicho Tribunal, cuyos integrantes se encuentra en el exilio, solicitaron una orden de aprehensión contra Maduro si este llega a entrar a cualquiera de los 192 países miembros.

En una carta, Miguel Ángel Martín Tortabu, presidente del tribunal, recuerda que Maduro recibió una condena en agosto pasado de más de 18 años en la cárcel por “corrupción propia y legitimación de capitales” por los casos de sobornos de la constructora Odebrecht.

“Conforme a la Constitución y las leyes de nuestro país, el señor Maduro Moros ha quedado formalmente destituido de su cargo de presidente de la República”, advierte.

Los magistrados del TSJ se encuentran residiendo en cuatro países: Panamá, Chile, Colombia y Estados Unidos. A pesar de no tener el respaldo de su propio gobierno, el organismo en el exilio ha recibido el apoyo de la Organización de Estados Americanos (OEA), en cuya sede se juramentaron los jueces en octubre de 2017 con el reconocimiento de Brasil, Chile, Colombia, Perú, entre otros países.

Con información de Notimex