La Casa Blanca comenzó a sentar las bases para una declaración de emergencia nacional para construir el muro fronterizo del presidente Donald Trump, incluida la búsqueda de dinero no utilizado en el presupuesto del Cuerpo de Ingenieros del Ejército, dijeron el jueves dos personas con conocimiento de los preparativos.

Una declaración de ese tipo desencadenaría una tormenta opositora y, sin duda, será impugnada ante los tribunales, aseguraron legisladores de ambas partes.

Con el cierre parcial del gobierno que se acerca a su tercera semana, una declaración de emergencia nacional podría ser una manera de salir del callejón sin salida. Podría permitir a Trump presumir acciones para su prometido muro fronterizo con México, incluso sin que el Congreso le conceda sus demandas de financiamiento, y allanar el camino para que el gobierno vuelva a abrir.

Trump instó al Cuerpo de Ejército a determinar qué tan rápido se podrían firmar los contratos y si la construcción podría comenzar dentro de 45 días, según una de las personas con conocimiento de los preparativos, quienes hablaron bajo condición de anonimato.

La administración está considerando específicamente un proyecto de ley de gastos en desastres aprobado por el Congreso el año pasado que incluye 13 mil 900 millones (265 mil millones de pesos) en fondos que se han asignado pero no se han gastado para una variedad de proyectos de obras civiles, según la segunda persona, un asesor del Congreso que también solicitó el anonimato.

Los preparativos se están llevando a cabo con conversaciones en un punto muerto sobre las demandas de Trump de 5 mil 700 millones para construir más de 200 millas de muro a lo largo de la frontera de EU (321 kilómetros) con México. Los demócratas se oponen rotundamente, lo que derivó en un cierre parcial del gobierno que alcanzará este viernes los 21 días, lo que lo empata al cierre de gobierno más largo en la historia de los Estados Unidos.

Trump reiteró el jueves que puede declarar una emergencia nacional si los demócratas no le dan lo que quiere.

"Podemos declarar una emergencia nacional. No deberíamos hacerlo, porque esto es de sentido común", dijo Trump a los reporteros mientras visitaba la frontera de Texas.

Cuando se le preguntó acerca de un calendario para tal declaración, el presidente dijo que vería cómo le va al Congreso.