Un desalojo en un predio ubicado en la Colonia Juárez, en la Ciudad de México, terminó en enfrentamiento entre civiles que efectuaron el lanzamiento de los habitantes, quienes se rehusaron con palos a ser retirados.

En redes, principalmente en Twitter, se difundieron imágenes de la gresca ocurrida la mañana de este miércoles.

De acuerdo con los habitantes, alrededor de las 9 de la mañana de este 19 de septiembre, un grupo de civiles sin orden de desalojo se metió al predio y sacó a golpes a los habitantes, entre los que había menores y personas con discapacidad.

“Soy parte del centro Otomí, soy indígena, soy artesana y tengo mi niña que tiene discapacidad y aún así le echo ganas para salir adelante, supuestamente son dueños los que nos mandaron sacar, pero nunca han presentado nada, ni un papel que sean dueños, y ahorita nos agarramos nuestras cosas, se lo llevaron el celular de mi hija y 25 mil pesos que ya tenía juntados para la operación de las cataratas de mi niña”, dijo una de las mujeres desalojadas, identificada como Eusebia.

Elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de Ciudad de México arribaron a resguardar las calles aledañas al predio ubicado entre las calles Roma y Londres en la colonia Juárez, mientras un grupo de civiles sacaba las cosas del lugar.

La disputa por el predio

En el predio habitaban aproximadamente 60 familias. Aunque el predio es conocido como Centro Otomí y varios de los desalojados se identificaron como parte de esa comunidad indígena, Teresa Witt, presidenta de la asociación civil Ponte en mi Lugar, le explicó a mexico.com que desde hace 20 años en ese lugar habitan 60 familias en estado vulnerable.

Ponte en mi Lugar los ha ayudado a que el predio sea reconocido como propiedad de las familias que ahí viven. Sin embargo, esta es la tercera vez que sacan a las familias del predio.

“Debería de haber algún alguna instancia que dé la cara por esto, del porqué se hizo esto, quién ordenó el desalojo y lo peor es que no los reubican”, dijo Witt.

Dora María Robles Arriola, representante de los habitantes del predio, explicó que han ocupado ese lugar cerca de 20 años y que han realizado trámites para obtener su propiedad ante el Instituto de Vivienda de la Ciudad de México, sin obtener respuesta

Robles Arriola detalló que el predio no tiene dueño: “El último dueño que hubo aquí fue la embajada española; cuando salió la embajada lo dejó abandonado”, entonces ellos llegaron a ocuparlo.

Mientras los vecinos señalaron que no les mostraron ningún documento legal para efectuar el desalojo, la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México informó que Policías de esa institución, adscritos al Agrupamiento Metropolitano, intervinieron el inmueble después de que la Tercera Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia emitiera una sentencia de desalojo para las personas que habitaban ilegalmente el lugar desde hace más de 20 años.