El Gobierno de Venezuela acusó al Gobierno de México de participar en el plan de fuga de un hombre detenido por estar involucrado en el presunto atentado contra el presidente venezolano, Nicolás Maduro, registrado a principios de agosto.

El detenido dijo haber recibido instrucciones para contactar a un funcionario de la embajada chilena, quien lo ayudaría a trasladarse a Colombia con la mediación de personal de las sedes diplomáticas de México y Colombia, explicó Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación e Información de Venezuela, en conferencia el domingo.

“No hay inmunidad diplomática en el caso de encubrimiento de terroristas”, dijo el funcionario venezolano.

En respuesta, la Secretaría de Relaciones Exteriores de México rechazó “categóricamente” las acusaciones —a las que calificó de “infundadas”—, e indicó que el gobierno mexicano y su personal diplomático “actúan siempre con pleno respeto al derecho internacional y conforme a los principios de política exterior”.

El ministro Jorge Rodríguez anunció durante su conferencia que la madrugada del sábado fueron capturados Henryberth Rivas Vivas, alías Morfeo, y otras dos personas por la explosión de dos drones el 4 de agosto en las proximidades de la tarima desde la cual Nicolás Maduro presidía un desfile militar. Henryberth es quien planeó su fuga.

El Gobierno de Chile citó este lunes al embajador de Venezuela en ese país y rechazó de forma “enérgica” las “gravísimas y calumniosas insinuaciones y amenazas del gobierno de Nicolás Maduro”.

En tanto, el Gobierno de Colombia, que ya había sido señalado por el gobierno venezolano, afirmó que las acusaciones “carecen de todo fundamento” y expresó “preocupación por las repercusiones” que pudiesen tener sobre la seguridad de su personal diplomático y consular.

Venezuela esperaba ‘coherente colaboración’

El Gobierno de Venezuela criticó este lunes que Chile, Colombia y México desestimaran su denuncia contra funcionarios de los tres países por presuntamente haber participado en el presunto atentado contra Nicolás Maduro, y los acusó de “ocultar” tales vínculos.

El gobierno venezolano “esperaba la coherente y transparente colaboración (...) de dichos países a fin de conducir las necesarias investigaciones de sus instituciones”, señaló la Cancillería venezolana en un comunicado.

Con información de AFP