El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que firmará un decreto para que se abran los archivos del desaparecido Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), el órgano creado en 1989 formalmente para alertar sobre riesgos y amenazas a la seguridad nacional.

López Obrador ha dicho varias veces que el Cisen era usado como un centro de espionaje contra opositores al gobierno federal en turno y tiene su origen en la desprestigiada Dirección Federal de Seguridad (DFS), la llamada policía política del gobierno federal en tiempos del PRI.

El Cisen formó parte de varios episodios que han modificado la vida política en la historia reciente. Te hacemos un breve recuento de algunos de ellos.

OjO AQUÍ: 🔍 Se abrirán los archivos secretos del Cisen, asegura AMLO

#YoSoy132

Era 11 de mayo, corría la campaña electoral de 2012 y el candidato presidencial de PRI, Enrique Peña Nieto, veían su imagen vulnerada por una protesta de estudiantes de la Universidad Iberoamericana. en una visita a la universidad para dar una conferencia, lo increparon sobre el abuso de la fuerza cuando fue gobernador del Estado de México al ordenar un operativo contra los habitantes de San Salvador Atenco que se oponían a la construcción del aeropuerto internacional en sus tierras y que dejó como saldo decenas de heridos y mujeres torturadas sexualmente en 2006.

La irrupción de los estudiantes dio origen al movimiento #YoSoy132, con el que jóvenes y ciudadanos expresaron su rechazo al regreso del partido tricolor a la Presidencia de la República con marchas y manifestaciones en ciudades de México y el extranjero.

13 días antes de las elecciones del 1 de julio, un joven exponía en un video a redes sociales grabaciones que apuntaban a que el movimiento era impulsado por Morena, entonces asociación civil. Las acusaciones recaían sobre Saúl Alvídrez, uno de los líderes más activos del #YoSoy132 y quien fue expulsado del mismo.

El personaje que se identificaba como estudiante era Manuel Cossío Ramos y en ese entonces fungía como agente encubierto del Cisen y posteriormente fue ascendido a la dirección de Fuentes Abiertas del órgano, según documentó la revista Contralínea.


Los abogados de los 43 normalistas de Ayotzinapa

Vidulfo Rosales y Abel Barrera, del Centro de Derechos Humanos Tlachinollan, que apoya a las familias de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos, fueron espiados por el Cisen.

Las fichas del Cisen publicadas por Reporte Índigo, relacionan a los activistas con el Movimiento Popular Guerrerense (MPG), Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) y con cabecillas del Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI) y la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC-PC).

Vidulfo Rosales fue el representante de las familias de los estudiantes ante el gobierno federal, mientras que Barrera fue del Centro de Derechos Humanos.

En abril de 2016, se filtraron a internet llamadas telefónicas en las que el abogado habla con el señor Mario César González, padre del normalista desaparecido César Manuel González, quien le comenta que recibió amenazas del crimen organizado por dinero que no le fue entregado a las familias de los estudiantes, así como otro en el que se refiere en términos despectivos sobre las familias.

OjO AQUÍ 👀 Ya no hay golondrinas en el alambre; AMLO ofrece abrir expedientes de Pegasus

Espionaje a periodistas

En junio del año 2000, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación al entonces director general del Cisen, Alejandro Alegre Rabiela, por el espionaje en contra del entonces columnista de El Universal Miguel Badillo Cruz y Celia Rosas Vargas, entonces esposa del periodista.

La CNDH, entonces a cargo de José Luis Soberanes, exigió investigar y sancionar al agente de contrainteligencia que vigiló las actividades y el domicilio de la pareja entre el 13 y 14 de junio de ese mismo año.

La pareja presentó la queja y la Secretaría de Gobernación reconoció que el agente era parte de su equipo de contrainteligencia, pero que realizaba una investigación “relacionada con el crimen organizado internacional”. Negó que haya dado seguimiento a Rosas Vargas y que posiblemente se trató de “una lamentable confusión de la señora con los elementos del Cisen”, según consta en la recomendación 13/2000.

En junio de 2017, The New York Times publicó que defensores de derechos humanos, periodistas y activistas anticorrupción de México habían sido espiados tras ser afectados por un avanzado programa de espionaje adquirido por el gobierno mexicano que, en teoría, solo debía ser utilizado para investigar a criminales y terroristas.

El Cisen, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Procuraduría General de la República (PGR) adquirieron el programa.

Los videosescándalos

El empresario Carlos Ahumada reveló que el Cisen, Carlos Salinas de Gortari y Diego Fernández de Cevallos fueron los artífices de los videos en los que entregaba dinero a dirigentes del Partido de la Revolución Democrática (PRD), con el fin de dañar a Andrés Manuel López Obrador en su primera carrera presidencial.

Los videos fueron exhibido por Televisa en marzo de 2004, ahí se veía al entonces asambleísta René Bejarano y al delegado de Tlalpan, Carlos Imaz, recibiendo dinero del empresario argentino.

Tras ser detenido, Ahumada reveló en su libro Derecho de réplica donde explica el episodio.

“Todo lo negocié directamente con Carlos Salinas, muchas veces en presencia de Rosario Robles; con Diego Fernández de Cevallos, con Ramón Martín Huerta, con Eduardo Medina Mora, el actual procurador general de la República, en aquel entonces director del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), a quien conocí en la oficina de Martín Huerta, así como con el general (Rafael) Macedo de la Concha... todos ellos intervinieron, formaron parte, realizaron alguna tarea en especial; pero concretamente negocié con Carlos Salinas y Diego Fernández” sostuvo en el libro publicado en el año 2009.