La escasez de gasolina que están viviendo algunas zonas del país hace necesario que miremos a otras opciones de combustibles para nuestro vehículo.

En el mercado ya existen opciones que podrían ayudarnos a sortear una situación de escasez, como la electricidad y los biocombustibles. Hay otras que aún no están en el mercado nacional, pero que ya son una realidad, como los autos solares o los que se mueven con hidrógeno.

Estas son algunas opciones:

1.- Autos eléctricos y/o híbridos

La compra de autos eléctricos e híbridos por parte de automovilistas mexicanos ha ido en aumento desde que empezaron a venderse en México hace más de diez años.

La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) indica que de los más de 9 mil carros comercializados de enero a julio de 2018 con estas tecnologías, la Ciudad de México encabeza las cifras con más de 36% de compras, le sigue el Estado de México con cerca de 14% y Jalisco con 8.2%.

De enero a diciembre del 2017 se comercializaron alrededor de un millón 500 mil unidades en México y 10 mil 500 vehículos fueron híbridos o eléctricos, de acuerdo con un comunicado del comparados de seguros rastreator.mx.

2.- Autos solares

Los autos solares son una realidad, incluso existe una la famosa Carrera Solar Atacama, que en agosto pasado tuvo su quinta edición en Chile, en la que compiten vehículos que se mueven únicamente con la energía del sol y los híbridos.

La empresa alemana Sono Motors prevé iniciar a mediados de este año la venta de sus vehículos solares, el modelo Sion. Hasta el momento, ya tienen pedidos de 9 mil autos que tendrán un costo de 16 mil euros por unidad (alrededor de 353 mil pesos).

3.- Biocombustibles

La UNAM explica que los biocombustibles se elaboran con materiales producidos por los seres vivos; son alcoholes, éteres, ésteres y otros compuestos químicos generados a partir de los tejidos de plantas y animales, los residuos de la agricultura y de la actividad forestal, y algunos desechos industriales, por ejemplo los de la industria de la alimentación.

Los dos biocombustibles más usados en el mundo son el etanol y el biodiésel y se utilizan principalmente en los motores de vehículos como automóviles y camiones.

Sin embargo, debido a que se producen a partir de cultivos agrícolas, lejos de representar una alternativa sustentable, son una fuente de problemas ambientales, sociales, políticos y económicos más graves que los que resultan de usar combustibles fósiles, según explica la institución.

La mayoría de los vehículos en el país no tienen la capacidad de utilizar un combustible 100% de biocombustibles, solamente algunas marcas y los automóviles modificados para recibirlos.

4.- Gasolina de nopal

La empresa mexicana Nopalimex, ubicada en Zitácuaro, Michoacán, es pionera en la generación de gas y electricidad a partir de la biomasa del nopal.

En 2015, Miguel Aké Madera y Rogelio Sosa López, creadores de la empresa, fueron galardonados con el Premio Nacional del Trabajo, que entrega la Presidencia de la República y la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

El precio de la gasolina es de 12 pesos y solo requiere una adaptación en los automóviles.

5.- Autos con hidrógeno

El hidrógeno no es una fuente primaria de energía, se obtiene del agua a través de la descomposición química del agua en oxígeno e hidrógeno a partir de la acción de una corriente eléctrica (electrólisis). Se puede quemar como cualquier combustible para producir calor e impulsar un motor, o producir electricidad en una turbina.

Distintos estudios sostienen que el uso del hidrógeno como fuentes alterna de energía, mejoraría la calidad del aire, la salud humana y el clima, sobre todo si se utilizara la energía eólica para la generación de la electricidad necesaria para extraer el hidrógeno, según expone el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático.

Actualmente Honda y Hyundai son las empresas que fabrican este tipo de vehículos.