Si eres de los que sale de la ciudad y se siente mejor, no estás imaginando cosas: las ciudades son las regiones del mundo con más contaminación en el aire, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, organismo que advierte que esta condición contribuye a desarrollar enfermedades crónicas como asma, cáncer, y otras enfermedades.

Este miércoles 6 de junio, se decretó la primera contingencia ambiental del año en Ciudad de México, cuando se registraron 162 puntos Imeca.

Revisamos varios documentos de la Organización Mundial de la Salud y el Consejo Nacional y de Ciencia y Tecnología para presentarte algunas de las principales afectaciones que causa la contaminación.

En el corazón y los pulmones

La contaminación en el aire se mide por la cantidad de Material Particulado (PM) que hay en la atmósfera. Este material son los residuos de la quema de combustible, carbón, tabaco, y en materia de salud, se identifican tres tamaños: PM10, PM 2.5 y PM 1. Entre más pequeñas son, las PM alcanzan entrar más en el organismo, causando los siguientes daños:

  • Afecciones cardiovasculares
  • Cardiopatía isquémica
  • Asma
  • Cáncer de pulmón
  • Otras enfermedades pulmonares

Otra fuente que contamina del aire es el humo del cigarro, en el que hay 4 mil productos químicos, de los cuales al menos 250 son nocivos, y más de 50 son cancerígenos, advierte la OMS.

El mismo organismo advierte que todos aspiramos el humo del tabaco, no solo quien lo fuma. Eso causa graves enfermedades cardiovasculares y respiratorias, entre ellas la cardiopatía coronaria y el cáncer de pulmón, en el adulto; también provoca síndrome de muerte súbita en el lactante y bajo peso al nacer en el feto.

En la piel

La contaminación del aire también ha aumentado la cantidad de sustancias que agotan el ozono, haciendo que la radiación ultravioleta que recibimos del sol aumente, lo que puede causar quemaduras y contribuye al desarrollo de cáncer en la piel.

Estas condiciones suelen darse cuando hay un aumento de la temperatura, lo que puede generar desde un golpe de calor hasta la muerte. Los niveles de polen y otros alérgenos -sustancia que provoca reacciones alérgicas- también son mayores en caso de calor extremo, lo que puede provocar asma y otras reacciones alérgicas.

En los huesos

Hay evidencia de que la contaminación afecta también a los huesos, causando osteoporosis.

Investigadores de la Universidad de Harvard, la Universidad de Boston, New England Research Institute, la Universidad Nacional Autónoma de México y el Instituto Nacional de Cancerología de México descubrieron que la exposición al carbono negro dificulta al organismo aprovechar el calcio, dio a conocer el Conacyt recientemente.

Su investigación fue publicada en la revista The Lancet Planetary Health, y en ella encontraron una mayor reducción en la densidad mineral ósea en personas expuestas al carbono negro.