Nunca se es demasiado viejo matar el antojo con un pequeño yogurt. A pesar de que la comunicación de este producto esté totalmente enfocada en presentarlo como un alimento para los niños, Danonino es un clásico para todas las edades (o al menos desde los que nacieron en la década de 1980).

Si creciste comiéndolo, seguro llegabas de la escuela buscando esto en el congelador de tu casa.

Ponerle palitos a los danoninos y meterlos al congelador para convertirlos en paletas siempre será un clásico. (danonino.com.mx)
Ponerle palitos a los danoninos y meterlos al congelador para convertirlos en paletas siempre será un clásico. (danonino.com.mx)

La consistencia y presentación de este lácteo nos hace pensar que se trata de un yogurt (también eso siempre nos dijeron los mayores). Lo ponemos en duda porque en realidad se trata de queso tipo petit suisse y al parecer muchos consumidores vivieron (vivimos) en un error durante décadas, creyendo que ese postrecito que los acompañó en la infancia —y aún durante la adultez— no es lo que creían que era. Y los usuarios no lo tomaron bien y reaccionaron al respecto en redes sociales.

Algunos de plano decidieron que ignorarán este “descubrimiento"

¿Esta información también te quitó el sueño?

Para los que se niegan a aceptar que Danonino es queso y no yogurt, les explicamos qué es, de dónde proviene y qué tan nutritivo es este ¿quesito de fresa?

Danonino —que en México forma parte de la familia Danone— comenzó a producirse en Barcelona, España en 1972 bajo el nombre de Petit Suisse, en referencia a un queso fresco de origen francés que es la base de este producto. En 1981 llegó a México y, actualmente, se ofrece en cinco presentaciones distintas: el clásico petit suisse (con el que se pueden hacer paletas heladas), petit suisse en tubito, bebibles, krosh y con cereal.

Siempre ha sido queso, ¡y la etiqueta lo ha indicado siempre!

¿Qué es el queso petit suisse?

Aclaremos de una vez por todas qué es el Danonino. El queso petit suisse que suele comerse como colación. Es un tipo de queso fresco sin sal, suave y cremoso de origen francés, se hace con leche de vaca a la que se le agrega nata (de ahí que pueda confundirse con yogurt), y se ha comido desde el siglo XIX.

En Europa, el petit suisse puede servir como relleno de ciertas recetas de carne o, mezclado con mostaza, se aplica sobre la carne de conejo. De hecho, es común que en comedores económicos lo ofrezcan como postre, algo que en México no es nada común.

Así luce el queso pettit suisse que sirven en algunos países de Europa
Así luce el queso pettit suisse que sirven en algunos países de Europa


En México este queso se mezcla con sabores frutales (fresa en la mayoría) y es común encontrarlo en la sección de lácteos junto con los yogurts sólidos y natillas; su consumo está enfocado a los niños por su valor nutricional, ya que su presentación clásica es ideal para que lo lleven en la lonchera y no se derrame. El toque infantil se da también en el empaque, donde aparece un amigable dinosaurio verde que es el mismo que lo promociona.

Si bien tanto el queso como el yogurt son derivados de la leche, la razón por la que Danonino no es un yogurt es porque no se obtiene mediante la fermentación bacteriana de la leche.

Para hacer un yogur se requiere la fermentación de la lactosa (el azúcar de la leche) en ácido láctico, eso es lo que da esa textura y sabor tan distintivo.

¿Qué tan nutritivo es un Danonino?

En 2014, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) llevó a cabo un estudio en el que comparó tres marcas de petit suisse y dos de yogurt para niños. A nivel nutricional evaluaron su contenido de proteína, carbohidratos, azúcares, agua, grasa y tipo de grasa, calcio y sodio.

El petit suisse clásico viene en sabores fresa, uva y manzana en empaques de cuatro y seis botecitos, cada uno de estos tiene un contenido de 45 gramos y contiene el equivalente a 1.2 cucharadas de azúcar. El estudio resaltó que Danonino de Danone realmente contiene zinc y vitamina D, obtuvo el mayor contenido de calcio, más del doble que las otras dos marcas con las que compite en el mercado.

De acuerdo con el estudio de hace cuatro años, un botecito de 45 gramos puede tener hasta 52 calorías, que provienen de los 7.6 gramos de azúcares. Un Danonino en el mismo empaque de cuatro, pero en 2018, contiene 168 gramos (cada uno 42 gramos, 45.3 calorías y 6 gramos de azúcares). Y sí, aún hoy dice que es queso, no yogurt.

* De acuerdo con Profeco, Chiquitín tiene más azúcar y grasa que un Danonino 😉