Los jóvenes somos el grupo de la población más grande del país, pero la mitad vive en condiciones de pobreza, y encima, los prejuicios y la discriminación son barreras para mejorar nuestro nivel de vida.

En el Día de la Juventud, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación advierte que los principales retos son la falta de recursos, difícil acceso a empleos bien pagados y a continuar los estudios, lo que limita posibilidades de acceder a mejores condiciones.

La Encuesta Nacional sobre Discriminación en México 2017, realizada por INEGI, Conapred, UNAM y la CNDH revela que la mayoría de los adultos en México cree que los jóvenes somos irresponsables. Incluso 40% los encuestados considera razonable llamar a la policía en caso de ver a un grupo de jóvenes en la esquina de su casa.

Para el Conapred, los jóvenes somos conscientes de la exclusión que enfrentan en negocios o empleos debido a la edad o el nivel socioeconómico y somos más sensibles al derecho a las libertades como el matrimonio igualitario y el derecho a la adopción por parte de personas del mismo sexo.

Uno de cada tres jóvenes tiene acceso a un servicio de salud de instituciones como el IMSS, ISSSTE o Pemex, según datos de Conapred. Y esta limitación al acceso a servicios de salud afecta sus derechos en materia de salud reproductiva.

Apenas 54.5% de las mujeres de 15 a 19 años usaron métodos anticonceptivos en su primera relación sexual, según datos del Inegi.

El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador ha prometido que creará 100 universidades públicas en todo el país para que ningún joven se quede sin la oportunidad de estudiar.

En una reunión con integrantes del Consejo Coordinador Empresarial, dijo que lanzará un programa donde 2 millones 600 mil jóvenes podrán recibir tutorías en las empresas, quienes a su vez los emplearían con apoyo del gobierno.