La noche de los Oscar 2019 culminó cuando Julia Roberts presentó el premio a Mejor Película, este no fue ni para Roma ni para The Favorite o BlacKkKlansman (las más aclamadas por la crítica), sino para Green Book, una cinta cuyo eje principal es el racismo hacia los afroamericanos retratado por medio de la amistad entre dos hombres.

Sobre el escenario todo parecía normal, pero debajo, en las butacas del Teatro Dolby, el director Spike Lee, que minutos antes había recibido el Oscar de Mejor Guion Adaptado por su película BlacKkKlansman, comenzó a agitar los brazos con disgusto y pareció querer salir del recinto, pero no lo dejaron y entonces volvió a su asiento.

En la conferencia de prensa, la pregunta por esta actitud fue obligada: “Lo vimos sobrerreaccionar ante el triunfo de Green Book, ¿nos podría contar sobre esto?”. Spike Lee bebió de su copa de champán, le dijo a la periodista “Déjeme tomar otro trago... ¡Siguiente pregunta!", y comenzó a reír enfrente de todos. Bromista como es él, se limitó a decir: “Pensé que estaba en la cancha en el [Madison Square] Garden. El árbitro hizo una mala decisión”.

Aunque este momento que fue de lo incómodo y tenso a lo divertido (como solo Spike Lee pudo manejarlo), se volvió un tema de conversación. ¿Es Green Book una película sobre racismo que no merecía el Oscar por encerrar en sí misma varios puntos de racismo?

Aunque en México se ha hablado más de Roma y de los mensajes de racismo y clasismo que encierra, en Estados Unidos, Green Book abrió la discusión hacia por qué un argumento como este es un claro ejemplo de whitesplaining (hombres blancos explicando racismo hacia los negros).

Una película escrita por blancos

El guion de Green Book está basado en una historia real y fue escrito por Peter Farrelly, Brian Currie y Nick Vallelonga, este último es hijo de Tony Lip (el personaje que interpreta el actor Viggo Mortensen). Los tres son hombres blancos que presentan su percepción de la “narrativa del salvador blanco”, según explica el sitio BuzzFedd News:

“Esta es la verdadera historia de un prodigio musical negro que recorre el sur (de Estados Unidos) en la década de 1960 con un conductor estadounidense de origen italiano, Green Book ha enfrentado críticas de algunos espectadores por su percepción de la narrativa del salvador blanco”.

Brian Currie, Peter Farrelly y Nick Vallelonga recogen el Oscar a Mejor Guion por 'Green Book'
Brian Currie, Peter Farrelly y Nick Vallelonga recogen el Oscar a Mejor Guion por 'Green Book'

La trama parece no tener defectos: Donald Shirley (Mahershala Ali), un talentoso y adinerado pianista de raza negra emplea a Tony Lio (Viggo Mortensen), un chofer italo-americano, para que lo lleve de gira; pese a sus diferencias (el artista es culto y educado mientras que el blanco es desfachatado y poco interesado en el arte), se hacen amigos por la convivencia diaria, por aprender el uno del otro. Es el relato de una amistad poco probable que trasciende los límites de la raza y la clase.

Hasta ahí, todo bien, pues es una trama conciliadora y necesaria en estos tiempos, además de que tiene una buena dosis de humor (también muy necesario). Sin embargo, diversos medios estadounidenses, cineastas afroamericanos (como Spike Lee) y público en general que la ha visto, han tenido otra visión de cómo se aborda el tema.

“Los principales problemas para mí con Green Book son que centra la experiencia de un hombre blanco en lo que debería haber sido, según el título, una historia de negros", explica Shadow and Act, un sitio web dedicado a la cultura y el entretenimiento pop afroamericano.

A pesar de que hay figuras como la productora ejecutiva Octavia Spencer, una mujer negra, y el actor Mahershala Ali (quien es musulmán y ha ganado dos veces el premio al Mejor actor de reparto), la cinta no logró inclinar el guion hacia el personaje del pianista jamaiquino-estadounidense.

La oposición de la familia del pianista Don Shirley

Pese a que el guion fue escrito por el hijo de Tony Lip, la familia del pianista Donald Shirley no estuvo de acuerdo con el resultado de la película. Así lo expresó Maurice Shirley, el único hermano de Don en una carta abierta:

“De acuerdo con Malcolm X, quien dijo que ‘todo hombre blanco en Estados Unidos se beneficia directa o indirectamente de su posición con respecto a los negros, se beneficia del racismo aunque no lo practique ni lo crea’. Esta película, Green Book, ¡NO se trata de MI hermano, sino de dinero, privilegio blanco, de suposiciones y de Tony Lip!”,

Así mismo, la familia de Shirley aclara que hay muchas inconsistencias y mentiras en el guion. Entre lo que más destacan es que la cinta se centra más en Tony y su familia y que a Don lo pintan como un ser solitario: "Para 1962, Don tenía tres hermanos vivos con los que siempre estaba en contacto”, dijo Maurice.

Caso aparte es que la familia Shirley jamás fue consultada para afinar el guion de Green Book. De ahí su molestia y que incluso haya boicoteado a la cinta, pues el hecho de omitir su punto de vista en la historia, para su familia es en sí un punto racista.

Esta es una película de moda, para sentirse bien, pues logra una buena fantasía al estilo de Dumbo de Disney. A pesar de que está ‘inspirada por una historia real’, las imprecisiones que se han colocado al frente y al centro son perjudiciales porque dibujan una caricatura completamente inexacta de un miembro de la familia que amamos y una tergiversación de las relaciones con otros miembros de la familia.

— Maurice Shirley, hermano de Don

La familia de Don Shirley afirma que aunque la amistad con Tony Lip existió, siempre hubo una relación jefe-empleado, por lo que la amistad eterna, que es piedra angular en la trama, está sobrevalorada. Y sí, “Don sí había probado antes el pollo frito”, aseguraron sus familiares, quienes se han quejado de la imagen extremadamente burguesa que le crearon al músico.

Carol Shirley Kimble, la sobrina de Don Shirley lo explicó así:

“Esta película es, una vez más, una representación de la versión de un hombre blanco acerca de la vida de un hombre negro. Mi tío era un hombre increíblemente orgulloso e increíblemente realizado, al igual que la mayoría de las personas de mi familia. Representarlo como menos que eso, y hacer que la historia sea sobre un hombre blanco que se volvió un héroe para este hombre negro es un insulto, por decirlo de forma amable".

Casi no se habla del ‘Green Book’

La cinta ganadora del Oscar a Mejor Película tomó el título de un libro con portada verde (de ahí el Green Book) que se publicó desde 1937 hasta 1966. Este era para viajeros de raza negra que pasaran por cualquier punto del territorio de Estados Unidos, pues era una guía de restaurantes, hoteles, tiendas, salones de belleza y sitios de ocio donde los afroamericanos eran bien recibidos. Este también señalaba las ciudades donde la gente negra no podía estar después del atardecer o que prohibían estar en la carretera por la noche.

Puede sonar horrible el contenido del Green Book, pero era necesario para evitar que las personas de raza negra sufrieran más discriminación, les evitaba la vergüenza y a la vez era un asunto de seguridad.

De este tema, poco se habla en la cinta, por el contrario, el libro solo aparece un par de veces y en una de esas ocasiones, Tony Lip menosprecia este Green Book. Vallelongaa y Shirley jamás hablan del libro en la trama.

Había nominadas otras películas ‘negras’

Es sabido que la Academia de Cine de Estados Unidos suele elegir películas que van con alguna temática específica marcada por la coyuntura local o mundial. Si bien Green Book habla de racismo, también estaba BlacKkKlansman para ello, incluso Roma. Black Panther representaba también un estandarte de la cultura afro, pero tal vez ninguna tenía esa fórmula emotiva pop tan bien construida como Green Book.

‘Es una historia que hace sentir bien a los blancos’

De acuerdo con el crítico de cine Todd VanDerWerff, del sitio Vox, Green Book es una película que ganó el Oscar y la popularidad de la audiencia porque “permite a los blancos liberarse de cualquier responsabilidad que tengamos por el peso aplastante del racismo sistémico”.

El lógico comparativo con Driving Miss Daisy —también ganadora del Oscar a Mejor Película en 1989— , señala VanDerWerff, “está en recordar esa historia de que la gente negra de buen corazón enseña a los blancos más groseros y prejuiciosos que está bien abrazar a personas de otras razas. Es ver a los blancos felicitarse por lo que han hecho bien”.

El equipo de 'Green Book', incluyendo a Linda Cardellini Mahershala Ali, Octavia Spencer, Brian Currie, Charles B. Wessler, Jim Burke, Peter Farrelly y Nick Vallelonga aceptan el Oscar a Mejor Película
El equipo de 'Green Book', incluyendo a Linda Cardellini Mahershala Ali, Octavia Spencer, Brian Currie, Charles B. Wessler, Jim Burke, Peter Farrelly y Nick Vallelonga aceptan el Oscar a Mejor Película