Aunque la Guardia Nacional comenzó a operar desde el pasado 26 abril tras la masacre en Minatitlán, aún carece de leyes que reglamenten, entre otras cosas, sus protocolos de actuación y la capacitación de sus elementos en materia de derechos humanos.

De acuerdo con el decreto aprobado por el Congreso, los legisladores deberán expedir la Ley de la Guardia Nacional a más tardar a los 60 días naturales siguientes de su creación, cuyo plazo es el 26 de mayo.

El primer artículo transitorio del decreto señala que se deberán emitir las leyes que reglamenten el uso de la fuerza y del registro de detenciones dentro de los 90 días siguientes, es decir, máximo al 25 de junio.

OjO AQUÍ: ¿Cuánto ganarán los elementos de la Guardia Nacional?

La Guardia Nacional es la apuesta del presidente López Obrador para combatir los altos índices delictivos registrados en todo el país.
La Guardia Nacional es la apuesta del presidente López Obrador para combatir los altos índices delictivos registrados en todo el país.

Ante los plazos, el Congreso analizará, discutirá y, en su caso, aprobará dichas leyes a partir de este miércoles, en periodo extraordinario.

méxico.com consultó a Marco Lara Klhar, experto en seguridad y en derechos humanos, quien expresó su preocupación por la posibilidad de que estas leyes sean discutidas “al vapor” y por consigna presidencial, como se ha venido dando en otros temas como la más reciente reforma educativa.

Asimismo, diversas ONGs como Causa en Común y México Unido contra la Delincuencia convocaron para este miércoles y jueves a un “parlamento ciudadano” en torno a estas leyes, luego de que el Senado ignorara sus peticiones de parlamento abierto.

“El periodo extraordinario no sólo inicia sin las iniciativas presentadas, sino que no contempla ningún ejercicio de parlamento o de rendición de cuentas a la sociedad”, dijo Lisa Sánchez, directora de México Unido contra la Delincuencia, al periódico Reforma.

El propio decreto establece los criterios que las tres futuras normas deben establecer, entre ellos están:

Ley de la Guardia Nacional:

- El orden jerárquico, administrativo, disciplinario, de evaluación y de sanciones para los miembros de esta corporación

- Las reglas de operación entre las entidades y la Guardia Nacional, así como su coordinación con las fuerzas de seguridad pública estatales y municipales

- Disposición, posesión, portación y uso de armas de fuego

- Requisitos de ingreso y permanencia

Ley Nacional sobre el uso de la fuerza:

- Definición, alcance y finalidad de la fuerza pública, los cuales deberán estar sujetos a los principios de legalidad, necesidad, proporcionalidad, racionalidad y oportunidad

- El adiestramiento de los elementos en medios, métodos, técnicas y tácticas del uso de la fuerza mediante el control físico, el empleo de armas incapacitantes, no letales y de armas letales

- Los niveles del uso de la fuerza, respetando siempre el pleno ejercicio de los derechos humanos

- La distinción y regulación de armas, así como sanciones y responsabilidades de los portadores

Ley Nacional del Registro de detenciones:

- Las características y principios del proceso de registro de una detención

- El tratamiento de los datos personales de los detenidos

- Determinación de quiénes tendrán acceso a la información de los detenidos

¿Cuáles son los riesgos?

Además de que el propio presidente ha hecho nombramientos y estipulado lineamientos para la Guardia Nacional sin la existencia de un marco normativo, para Lara Klahr es preocupante el espíritu militarista bajo el que nace esta organización.

“Ni en el Plan Nacional de Desarrollo, ni en los discursos ni en otros documentos de referencia hay rastro de una política criminal integral que incluya la prevención, sino una lógica criminalista que da continuidad a lo que ya ha fracasado”.

Al igual que lo han alertado otros expertos en la materia, el también catedrático de la UNAM advierte que, por mucho que se intente legislar en las leyes secundarias, la participación de las Fuerzas Armadas en temas de seguridad pública es preocupante, pues son precisamente estas las que han tenido parte reiteradamente en casos de violación a derechos humanos y comisión de delitos, principalmente en el último cuarto de siglo.

Lara Klahr y un análisis de la organización Causa en Común coinciden en que las leyes secundarias deben poner énfasis en la coordinación entre la Guardia Nacional y las policías locales, así como en definir claramente las atribuciones en materia del uso de la fuerza pública.

Para el investigador y académico, incluso, el modelo de seguridad por el que apuesta el actual gobierno atenta contra el régimen democrático.

Para los expertos es necesario fortalecer a las policías
Para los expertos es necesario fortalecer a las policías

“Ojalá que estas leyes den énfasis en la prevención y genere mecanismos consistentes para vigilar el uso de la fuerza y fortalezcan a las policías, pues son actores vitales sobre todo en ámbitos locales”.

“Más que apostar por un ambiente de persecución habría que buscar uno de negociación, de gestión de conflictos, de uso progresivo y racional de la fuerza y, sobre todo, de apego a los derechos humanos en su actuación”.

Las leyes secundarias que reglamentan a la Guardia Nacional comenzarán a ser discutidas este miércoles, durante un periodo extraordinario de sesiones en donde se han discutido temas como la reforma educativa, la extinción de dominio y paridad de género.