Seguimos sintiendo la ausencia Amy Winehouse, desde luego nos hubiera encantado que grabara muchos discos y que hubiera seguido rescatando el sonido del jazz —del que se apropió— en cada una de sus canciones. Frank (2003) y Back to Black (2006) son los únicos álbumes que grabó en vida.

La música que escuchamos en estos es un claro reflejo de su realidad y en esta había dos personas muy importantes además de su familia: Blake Fielder-Civil, su esposo, y el fotógrafo Blake Wood, ese amigo con quien vivió esa etapa en la que encontró refugio en la Isla de Santa Lucía, en Barbados.

Te explicamos quienes fueron los dos Blake en la vida de Amy Winehouse, a quienes incluso mencionó en su discurso cuando ganó el Grammy a Mejor Grabación del Año por Rehab. ¿Por qué mencionar a estas dos personas específicamente en uno de los momentos más importantes de su carrera?

Dos de las personas más importantes en la vida de Amy Winehouse llevaban el mismo nombre: Blake.
Dos de las personas más importantes en la vida de Amy Winehouse llevaban el mismo nombre: Blake.

Blake Fielder-Civil

Hasta la fecha, Amy es considerada como la reina del barrio de Camden, en Londres, donde vivió desde antes de convertirse en una exitosa cantante. Ahí fue donde se encontró a quien siempre llamó “el amor de su vida”.

Se conocieron en un bar del barrio en 2005 y pronto comenzaron a salir. Ella tenía el nombre de Blake tatuado en el pecho, mientras que él se tatuó el de Amy detrás de una oreja, ambos vivían entre los excesos e, incluso, en el documental Amy sutilmente le atribuyen su adicción a la heroína, además de los momentos más tristes de su vida.

Antes de grabar Back to Black dejaron de ser novios y ella se refugió en la música por lo que You Know I’m No Good y Back to Black (tema que le da nombre a su álbum más exitoso) fueron compuestas con dedicatoria a Blake Fielder-Civil.

En 2007, en entrevista para Rolling Stone, la cantante comentó: “Todas las canciones son sobre el estado de mi relación en ese momento con Blake. Nunca había sentido lo que siento por él respecto a nadie en mi vida. Fue muy catártico, porque me sentí muy mal por la forma en que nos tratamos. Pensé que nunca nos veríamos de nuevo. Se ríe de eso ahora. Él dice: ‘¿Qué quieres decir con que pensaste que nunca nos volveríamos a ver? Nos amamos. Siempre nos hemos amado. Pero no creo que sea gracioso. Yo quería morir’”.

En 2007 se casaron en secreto en Miami, Estados Unidos, y su labor era seguirla en sus viajes y presentaciones, por lo que muchos de sus seguidores lo hacen responsable de la adicción a las drogas de la cantante.

Cuando ella recibió el Grammy, Blake Fielder-Civil se encontraba en prisión por robo y cuando falleció ya no estaban juntos.

Amy Winehouse y Blake Fielder-Civil se conocieron en 2005 y se casaron dos años después en Miami, Florida.
Amy Winehouse y Blake Fielder-Civil se conocieron en 2005 y se casaron dos años después en Miami, Florida.

Blake Wood

Blake Wood llegó a la vida de Amy Winehouse cuatro años antes de su muerte pero ese tiempo fue suficiente para volverse inseparables. El fotógrafo se mudó de Vermont a Londres en 2007 y un año después Kelly Osbourne —la hija de Ozzy Osbourne, vocalista de Black Sabbath— los presentó.

Por mera coincidencia, su nuevo amigo tenía el mismo nombre de su esposo y Amy lo convirtió en una pieza clave en su vida, por lo que generalmente estaban juntos y le permitió fotografiarla cuando quisiera entre 2008 y 2009.

Blake Wood tuvo acceso a uno de los momentos más importantes e inspiradores de la vida de la cantante: su viaje a la isla caribeña de Santa Lucía en 2009, meses que Amy tomó para relajarse y desintoxicarse de su vida y de la fama. Ahí fue donde logró capturar a la cantante sin maquillaje, con su cabello rizado natural y con un semblante totalmente diferente al de sus últimos días.

Una de las razones por las que quise publicar las fotografías fue cambiar la conversación sobre ella. Hay una falsa idea de que todo estaba mal durante aquellos años y realmente no era así, yo estuve ahí.

Blake Wood en entrevista con The Guardian

Wood afirma que Amy notó sus habilidades como fotógrafo “antes de que yo las viera. No sabía realmente si era basura o no. Pero ella me impulsó a trabajar, fue muy agradable tener una amiga así”. El fotógrafo fue el otro Blake que Amy mencionó en su discurso luego de ganar el Grammy.

En 2018, Blake publicó un libro con el nombre de su amiga en el que la presenta en 85 fotografías inéditas a color y blanco y negro en las que podemos ver lo que Winehouse vivió en ese viaje que, sin saberlo, sería el último en ese lugar donde se sentía tranquila y cómoda.