El narcotráfico es un gran negocio pero no es el único con el que se enriquece el crimen organizado.,

Otros delitos y actividades criminales que rara vez llegan a la mira pública tienen un alto impacto en economías locales.

1.- El tráfico de armas

Estados Unidos es uno de los principales fabricantes de armas en el mundo y exporta 298 mil armas cada año a través de al menos 10 puntos fronterizos, señala el reporte “Más allá de Nuestras Fronteras” (Beyond our Borders), del Center for American Progress.

De 106 mil armas recuperadas por operativos de seguridad entre 2011 y 2016 y que fueron sometidas a un rastreo para conocer su origen, el 70% habían sido compradas con un proveedor con licencia en Estados Unidos.

OjO AQUÍ:Los cárteles que deberá enfrentar AMLO (aunque no hable de ellos)

Hasta 2010, la PGR había ubicado cuatro rutas para el tráfico de armas, indica un estudio del Instituto Belisario Domínguez, del Senado de la República:

  • Pacífico, a través de Tijuana y Mexicali, en Baja California; Nogales y Hermosillo, Sonora; Culiacán, Sinaloa; Tepic; Guadalajara, Jalisco; Morelia, en Michoacán; la capital guerrerense de Chilpancingo, y el estado de Oaxaca
  • Centro, desde Ciudad Juárez, Chihuahua, Durango, Morelia, Chilpancingo y Oaxaca
  • Golfo, de Ciudad Acuña y Piedras Negras, Coahuila; Nuevo Laredo, Ciudad Miguel Alemán, Reynosa, Matamoros, Ciudad Victoria, del estado de Tamaulipas; Veracruz y Oaxaca
  • Sur, en Balancán, estado de Tabasco; Tuxtla Gutiérrez, Ciudad Cuauhtémoc, Tapachula y Ciudad Hidalgo, en Chiapas.

2.- El robo de mercancías

El robo a transporte en carretera es uno de los mayores problemas de muchas industrias. La Agencia Mexicana de Instituciones de Seguros pagó alrededor de 100 millones de dólares en 2016 a afectados por este delito.

Nissim Heffes, CEO de la empresa de certificación Positive Compliance, comentó en entrevista que el riesgo del sector de las aseguradoras “ha aumentado diametralmente. Es algo muy conocido y las aseguradoras ya no están dispuestas a poner dinero en el aseguramiento de las cargas”.

Su experiencia en el ramo se basa en probar o descartar que quienes generalmente son víctimas del robo o asalto no están involucrados en el mismo, una de las principales demandas de servicio de las empresas.

“Hay tantos asaltos, hay tanto problema de seguridad nacional en la logística, que las aseguradoras ya no están dispuestas a entrar en ese negocio, es demasiado riesgo. Eso decrementó la oferta de los seguros, incrementó las primas y todo eso se refleja en los costos de las mercancías y muchas cosas más”, explicó.

La mayoría de los incidentes, comenta, tiene que ver con la parte de logística y el robo de mercancías como leche, azúcar, chocolate, o pan. “Las cosas que son de consumo básico de la población, tienen una tendencia a ser asaltados con mayor incidencia a componentes especializados, por decirlo de alguna manera”.

En su experiencia, los casos que más atiende son cuando hay robo de artículos que tienen que ser con circunstancias médicas, Estamos hablando de componentes ortopédicos especializados, medicamentos que tienen un alto valor en la población.

3.- El robo de combustible

El robo de combustible es uno de los negocios más visibles, donde se dan fenómenos sociales que difícilmente se han visto en el caso del narcotráfico, explica Helden de Paz, consultora en seguridad.

“No es lo mismo mover drogas a mover gasolina. La gente como que de inmediato asocia drogas a algo malo. No es tan fácil a que tú estés en la carretera vendiendo cocaína o marihuana. En cambio la gasolina, se ha convertido en un bien muy fácil de mover. Y la gente prefiere comprarla más barata que en la gasolinería", explica.

El gobierno de AMLO ha hecho del tema del robo de combustible o huachicol un tema de agenda en materia de seguridad nacional, en continuidad al discurso del gobierno de Enrique Peña Nieto, dejando a un lado el asunto del narcotráfico.

Explicó que el huachicoleo es una actividad en la que está involucrado el crimen organizado, pero también personal que sabe dónde están los ductos y cómo extraer el combustible, así como comunidades enteras que se dedican a su venta.

El director general de Pemex, Carlos Treviño, dijo a Forbes que las pérdidas para la empresa del Estado iban a ascender a cerca de 35 mil millones de pesos (mil 750 millones de pesos) al cierre de 2018.

4.- Los delitos cibernéticos

Helden de Paz, maestra en Combate a la Delincuencia Organizada y Terrorismo por la University College London, advierte que los delitos cibernéticos son una actividad que no está en el discurso de las autoridades, ni parece estar en la agenda, pero que es de muy alto riesgo.

“Hace unos meses hicieron los saqueos al Banco de México y en la administración de Peña Nieto lo quisieron minimizar. Y en la nueva administración yo no he escuchado cuál es la estrategia o el plan de ciberseguridad. Esto es también el futuro. Una parte del Estado tiene que ver”, comentó.

Entre los principales delitos cometidos en internet están el phishing y el fraude cibernético. Tan solo en el primer semestre del año, el robo de datos bancarios o de identidad obtuvo 9 mil millones de pesos (450 mdd), según cifras de Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros.

5.- La trata de personas y explotación sexual

La trata de personas es uno de los delitos de alto impacto que mayor daño han causado. En México, los grupos más vulnerables son las menores de edad en el interior del país y, sobre todo, las mujeres migrantes.

Sitios turísticos como Acapulco y Cancún se han vuelto un foco rojo debido a la afluencia de turistas. En casi todos los estados ya hay fiscalías especializadas para este delito y se ha creado una Ley Federal.

En 2015 se identificó a mil 814 víctimas por este delito, al siguiente año fueron 740, y en 2017 sumaron 667 casos, según cifras oficiales citadas por la Embajada de Estados Unidos en México. El tráfico de personas suele ocurrir con el paso de migrantes centroamericanos por México con ruta a Estados Unidos, donde secuestran mujeres y las someten a la explotación sexual.

6.- La extorsión o cobro de piso

Los casos de extorsión también tuvieron un mayor número de denuncias en 2013, cuando hubo 8 mil 213 denuncias, una tasa de 6.94 casos por cada 100 mil habitantes. Y el año pasado, el total de denuncias fue de 5 mil 814 casos, una tasa de 4.71.

Es una práctica común del crimen organizado, pero también de grupos criminales más pequeños. En Michoacán, Los Caballeros Templarios hicieron de la extorsión su forma de dominio en el estado y llegaron a controlar el sector que producía aguacate y limón. Llegaban a tener censos completos de todos los bienes productivos y cobraban por cada cosecha, venta o aprovechamiento “por su seguridad”.

El coordinador de seguridad de México Evalúa, David Ramírez de Garay, explicó que la fragmentación de algunos grupos criminales está vinculado con otro tipo de crímenes como extorsión, en algunos casos, a transportes de carga, el robo a combustible, pero varía mucho según las formas.

“Es una geopolítica criminal difícil de generalizar, pero sí podemos ver que hay cierta tendencia de que cuando hay competencia entre grupos criminales en una misma zona o la fragmentación de un grupo en varios, tarde o temprano se ve eso o termina afectando a otros tipo de crímenes como extorsión, secuestro y robo a transporte de carga”, dijo.

7.- El secuestro

El secuestro es uno de los delitos de alto impacto que más afectado en México. La tasa se empezó a elevar después del 2000 y su máximo nivel fue de mil 688 casos, en 2013, que equivale a una tasa de 143 casos por cada 100 mil habitantes. En 2017, se registraron mil 149 casos, igual a una tasa de 0.93.

En este crimen se han visto involucrados policías en activo, dados de baja y han sido blanco desde menores hasta políticos con amplia trayectoria.

8.- Robo a casa habitación

Este delito es uno de los 10 más comunes, reportado por INEGI con una tasa de 2 mil 745 casos por cada 100 mil habitantes, según la Envipe 2017.

Pandillas y grupos delictivos logran tejer redes de vigilancia para robar casas. Las zonas urbanas son generalmente un espacio donde se da más este delito.

9.- Robo de ganado

El robo de ganado tomó recientemente varias horas de debate en la Cámara de Diputados, donde se trató de impulsar que fuera considerado un delito grave. Si bien es un delito que afecta a ciertas regiones del país, hay cabezas de ganado que llegan a costar millones de pesos y aunque se trate de pocos casos, el impacto para los afectados es alto.

De acuerdo con el Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, ha aumentado en 23% el robo de ganado, o abigeato, como se le conoce, en Chiapas, Tabasco, Oaxaca y Veracruz.

10.- Robo de productos especiales

Así como hay cabezas de ganado con alto valor, también hay productos agrícolas que toma años cultivar y que son blanco de robos. Este tipo de delitos suelen realizarlos personas que conocen de esa industria y saben no solo del valor que tienen sino cómo aprovecharlos.

Helden de Paz advierte que también ha habido casos de robo de materiales radioactivos. “Empezó en 2013 y siempre te dicen que ya lo encontraron, pero no dicen nada más. Eso no es algo tan fácil de manejar, son materiales muy delicados”, comenta.

“Ese tipo de delitos no había hace 10 años y estos delincuentes son más profesionales, ya saben a lo que van. Saben que los ojos no están tan puestos en esto y se están dedicando a otras cosas que las autoridades ni traen el radar”.